Los sindicatos SATSE, ELA, LAB, CCOO, UGT Y ESK llevamos años denunciando tanto los problemas estructurales que padece nuestro sistema sanitario público, como la nula voluntad negociadora de Osakidetza y del Departamento de Salud, siendo que, la Mesa Sectorial de Sanidad se ha convertido en un foro vacío de contenido en el que no se negocia nada y que Osakidetza utiliza en su propio interés.

Osakidetza ha entrado en una deriva en las relaciones laborales que nos está conduciendo a judicializar sus decisiones unilaterales sobre condiciones de trabajo, empleo y precariedad laboral, o protección a la seguridad y salud de la plantilla, entre otras. Y también a movilizarnos frente a sus imposiciones y su falta de soluciones. Llevamos mucho tiempo sin que se respete el derecho a ser informados/as, a ser escuchados/as y a la negociación colectiva. El reconocimiento de la parte social, simplemente, no existe en la empresa más grande de la Administración Pública vasca.

En este contexto y con un sistema sanitario diezmado por las políticas de recortes de la última década, situación que sin duda ha condicionado la respuesta a la actual crisis sanitaria, la pandemia que venimos padeciendo desde marzo está poniendo a prueba tanto a la plantilla como al propio sistema sanitario público, y está dejando al descubierto unas carencias estructurales que vienen de lejos y que el Departamento de Salud no ha tenido ni tiene voluntad de abordar y solucionar.

Tras más de 5 meses sin que se reuniera la Mesa Sectorial, las reuniones celebradas los días 26 noviembre y 10 de diciembre, han supuesto la constatación de la nula voluntad de Osakidetza para abordar y solucionar, de una vez por todas, los graves problemas estructurales que sufre nuestra sanidad pública, carencias que vienen de lejos y que se han visto agravadas por la pandemia. Es más, pasados 8 meses desde la primera ola de la COVID, Osakidetza ha planteado claramente su intención de seguir exprimiendo a la plantilla como único plan para hacer frente a la pandemia.

Ante la gravedad de la situación que atravesamos y a la vista de que la propia Dirección de Osakidetza nos ha remitido a la Consejera de Salud, alegando que algunas de nuestras reivindicaciones exceden de su competencia, hemos solicitado una reunión urgente con la Consejera.

Asimismo, vamos a dar comienzo a una dinámica de movilizaciones que tendrán lugar los miércoles del mes de diciembre y los jueves del mes de enero, y culminarán con una jornada de huelga el próximo 28 de enero. Este es el calendario:

  • 30 diciembre: concentraciones en los centros

  • 7 enero: caravanas de coches

  • 14 enero: manifestaciones en las capitales

  • 21 enero: concentraciones en los centros

  • 28 enero: HUELGA EN TODA OSAKIDETZA

Exigimos a la Consejera de Salud que pase de las palabras a los hechos y que más allá de las manifestaciones de buena voluntad que ha realizado de forma pública, ponga en marcha las soluciones urgentes y de calado que Osakidetza necesita.

Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.