Dicen que a la tercera va la vencida. Tras dos aplazamientos parece que el Sr Darpon va a poder inaugurar la Urgencia del hospital de Urduliz. Otra historia es la apertura de la hospitalización para la que todavía no hay fecha prevista. Unos retrasos que han demostrado y puesto de manifiesto la falta de previsión de la Administración y una nefasta gestión de sus directivos/as. Todo un despropósito.

Si en noviembre del año pasado la causa del aplazamiento fue el injustificable olvido de la sala de radiología en la Urgencia, en marzo de este año la causa estuvo en las resoluciones del Órgano Administrativo de Recursos Contractuales (OARC) que ordenaban la anulación de las licitaciones de la cocina, plancha, lencería y limpieza del hospital de Urduliz a petición del sindicato ESK. Unas resoluciones que han paralizado, hasta la fecha, la privatización de esos servicios.

Una actitud autoritaria y antidemocrática de seguir incumpliendo, al precio que fuera, los acuerdos pactados y la soberbia del consejero están detrás de una tortuosa apertura que está plagada de ataques a los derechos del personal y un despilfarro del dinero de todos los contribuyentes.
 
No podemos olvidar que los retrasos ocasionaron que una parte del personal que se incorporó en marzo en Comisión de Servicio tuvo que volver a sus puestos de origen y las contrataciones realizadas para la apertura se concentrarán en la Urgencia aunque hasta hoy ha estado cerrada.

Una gestión que está dejando al descubierto la falta de respeto a unos trabajadores que se sienten, una vez más, como títeres despojados de derechos. No podemos olvidar, además, que en el traslado del personal al hospital no se han respetado las condiciones laborales recogidas en la convocatoria de Comisión de Servicio, perdiendo derechos y recortando su salario.

ESK denuncia estos hechos inadmisibles ya que suponen un ataque a los derechos del personal y un despilfarro, sin justificación  del dinero público. Un ejemplo lo tenemos en las múltiples reinversiones económicas que se están realizando para adaptarlo a las actividades sanitarias reales (llevamos entorno a 1 millón de euros en reformas). Los últimos: problemas con la climatización, falta de previsión que obligan a tirar las paredes de Endoscopias y plomarlas como exige la legislación vigente, etc.
Unos hechos que ponen de relieve las grandes dotes del Sr Darpon para el esperpento.

Para denunciar estos hechos nos vamos a concentrar en el hospital de Urduliz a partir de las 10,30 horas el día 8 de mayo.

Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.