El pasado 4 de enero el personal del servicio de urgencias sufrió una nueva agresión verbal por parte de familiares de un usuario. Les amenazaron con agredirles y con meter el coche dentro de las instalaciones, emulando el suceso del pasado mes de abril, si su familiar no era atendido en ese preciso momento. Todo esto con gritos a escasos centímetros de la cara de las compañeras y en actitud muy agresiva.

Desde el sindicato ESK dirigimos un escrito a gerencia, dirección de personal, de enfermería y salud laboral relatando lo sucedido y exigiendo que no cese el trabajo en la búsqueda de medidas efectivas que acaben con estas actitudes violentas.

El servicio de urgencias, junto con el de hospitalización de psiquiatría, es en el que se producen el mayor número de agresiones en la OSI Bilbao-Basurto. El personal acude a trabajar con la sensación de que en cualquier momento puede ser víctima de una situación violenta, lo que añade un plus de estrés a la actividad de la urgencia, ya de por sí bastante estresante. No podemos olvidar que las agresiones se producen en numerosos servicios de la OSI y que en Atención Primara también sufren gravemente este problema.

Desde ESK creemos que hay mucho margen para mejorar la situación y hemos propuesto a la dirección medidas relativas por un lado a las y los profesionales y por otro a la población, como potenciales usuarios de nuestro servicio.

En lo relativo a las y los profesionales hemos propuesto que la formación sobre prevención de conductas agresivas, no se limite a cursos o talleres puntuales, y que sea un proceso de formación continua en la que participen todas las categorías que trabajan en la urgencia. Así mismo, creemos que esta formación se debe hacer extensible a toda la plantilla de OSI Bilbao-Basurto.

Por otra parte, proponemos una campaña potente de prevención dirigida a la población usuaria de nuestra OSI. Es imprescindible sensibilizar a la población y no puede ser una campaña limitada a unos pocos carteles en el servicio de urgencias, ya que estos enseguida pasan a formar parte del paisaje de nuestro servicio, perdiendo su función.

Hemos insistido también en que sea la propia OSI Bilbao-Basurto la que denuncie estas agresiones ante los tribunales. Los y las propias afectadas, aunque notifican las agresiones en Salud Laboral, suelen ser reacias a interponer denuncias judiciales por miedo a que sus datos sean conocidos por los agresores. 

En otras ocasiones nos han trasladado la dificultad de que la OSI se presente como denunciante pero recientemente hemos conocido la noticia de que la Red de Salud Mental de Osakidetza va a denunciar una agresión acaecida en su ámbito. Esta actitud debe aplicarse ya en toda Osakidetza.

Desde ESK proponemos que acabar con la violencia que padecen los y las trabajadoras sea una linea de trabajo transversal y continua en la que participen todas las direcciones junto con la propia plantilla.

Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.