Las instalaciones de los rocódromos no van a estar abiertas el día 1 de enero de 2019, tal y como se prometió desde el Ayuntamiento. No toleramos que se juegue con unas instalaciones municipales que funcionaban, ni que se juegue con la vida de las personas que hasta ahora ofrecían un servicio de alta calidad.

 

Escaladores y escaladoras en la rueda de prensa sobre los rocódromos de Gasteiz

 

Ante la noticia de que las instalaciones de los rocódromos no van a estar abiertas el día 1 de enero de 2019, tal y como se prometió desde el Ayuntamiento, el sindicato ESK quiere hacer la siguiente valoración.
 
En primer lugar queremos dejar claro que estamos ante el tercer pliego que queda desierto en la licitación de los rocódromos. Insistimos en esta idea porque parece que estamos ante un problema nuevo o que ha nacido este verano, cuando lo cierto es que este problema existe desde el año pasado. Además es interesante recordar este dato, porque el año pasado que el pliego quedara desierto no generó ningún problema de apertura y este año ya lleva provocando que las instalaciones estén cerradas desde septiembre de 2018.
 
Que una y otra vez el Ayuntamiento diga que la culpa no es suya es hacer una lectura interesada y manipuladora de la realidad. Es el Ayuntamiento quien ha optado por un modelo de gestion que ha fallado tres veces, ya que las tres veces ha quedado desierto. En el último pliego, el Ayuntamiento dijo que hacia cambios para favorecer que participaran más empresas. La realidad es que solo ha licitado una, la que ha licitado en todas y ya sabemos el resultado. Es más fácil culpar hacia afuera que asumir el error propio.
 
Nos encontramos ante una situación grave con unas instalaciones que siguen cerradas y el ayuntamiento es incapaz de encontrar una solución. Si analizamos las palabras de la concejala, hay que decir que:

  • Primero dicen que deben esperar a que se resuelvan las impugnaciones. Nuevamente se vuelve a jugar con la información. El pliego ha quedado desierto, por lo que la impugnación sea como sea que se resuelva no va a provocar que se puedan abrir. El Ayuntamiento debería trabajar en una solución y no ver si el planteamiento del tercer pliego era legal o no. Como sindicato ya dijimos que esa división por lotes no iba ser la solución y ahora tenemos la confirmación por los hechos; que eso sea legal o no, es algo que se aclarará pero no debe condicionar la puesta en marcha de una solución nueva.

  • Lo segundo que dicen  es que necesitan un año para pensar en una solución. Desde el Ayuntamiento se lleva pensando mucho tiempo. Si nos  creemos sus propias palabras, llevan pensando en este problema desde el año 2017. Si nos creemos sus propias palabras,incluso este último pliego era un parche para salvar la temporada ya que se estaban trabajando en soluciones más estables. Ahora que vuelve a quedar desierto, ¿Dónde están esas ideas? ¿necesitan otro año para concretarlas?

    Desde ESK, dudamos que se haya pensado tanto. Ya que las soluciones que se han articulado siempre han sido las mismas, intentar sacar un pliego lo más barato posible y generar que participen muchas empresas en la gestión. El problema de esa idea es que no ha resuelto el problema,  ¿necesitan otro año para sacar un nuevo pliego?

    Desde ESK lo decimos alto y claro, se puede arreglar el año si el Ayuntamiento asume la gestion directamente. Mientras se piensan las cosas las instalaciones siguen cerradas y la plantilla sigue sin trabajo y ese lujo no se lo puede permitir ni la ciudad ni un Ayuntamiento que se compromete de verdad con el deporte.

  • Lo tercero: desde el Ayuntamiento se ha hablado de la plantilla y la subrogación. Este punto nos preocupa especialmente, el Ayuntamiento siempre ha defendido que respetan las condiciones de trabajo de la plantilla. Nos parece de una irresponsabilidad política muy grande que la Concejala diga que si se deja el servicio un año sin actividad, la plantilla deja de tener el derecho a la subrogación y eso puede facilitar encontrar una solución. La plantilla es víctima de esta situación y que hayan consolidado el derecho a la subrogación es algo que el Ayuntamiento debe respetar y no puede ser un elemento a destruir.

Acabamos diciendo que nos parece que desde el Ayuntamiento lo que se quiere es vendernos una imagen que distorsiona la realidad, se nos quiere vender que el modelo actual ha caducado y que tenemos que ir a otro modelo y, es ahí,donde la Concejala habla de concesión (palabra que sólo ha utilizado ella).

Para ESK concesión es privatización y la estrategia que está llevando a cabo el Ayuntamiento es hacer planteamientos poco realistas para conseguir pliegos desiertos y preparar el terreno para introducir esa privatización que siempre niegan en público pero que con sus propios actos nos llevan a ella. En ese sentido, para convencer a la ciudadanía no hay nada mejor que dejar el servicio cerrado y a la plantilla sin subrogación, de esta manera esa privatización-concesión podrá venderse corno una solución deseada.
 
ESK no tolerará que se juegue con unas instalaciones municipales que funcionaban, ni que se juegue con la vida de las personas que hasta ahora ofrecían un servicio de alta calidad.

Más noticias

1 muert@ en 2019

en accidentes laborales