Tal y como anunciábamos en verano durante, con el comienzo del curso se han confirmado todas nuestras sospechas: El gobierno de Urtaran no ha dado respuesta al problema de los rocódromos de la ciudad.

 

ESK, una vez más quiere denunciar la situación en la que se encuentran las trabajadoras y trabajadores de la capital alavesa.

A principios de agosto ya evidenciamos el problema que se iba a dar en el mes de septiembre, ya que habiendo quedada desierta la adjudicación del servicio, desde el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz se había decidido la suspensión temporal del servicio. Como ya se denunció, se ponía de manifiesto un evidente error de gestión por parte del departamento municipal de deportes. El deporte de la escalada puede que no sea el más mayoritario en nuestra ciudad pero el compromiso históricamente adquirido por el Ayuntamiento ha sido muy grande y, año tras a año, la ciudadanía se ha ido familiarizando con su práctica. Fruto de ese compromiso y esa aceptación más que notable por parte de la sociedad vitoriana es que existan tres instalaciones deportivas y más de 1000 personas accedieron al servicio el curso pasado.

Pues bien, ese defecto en la gestión ha truncado esta historia deportiva superior a los 20 años, con el problema añadido de haberse gastado más de 130.000 € en una instalación en Salburua que no puede ser utilizada. La concejala de deportes, Estibaliz Canto, debe hacer algo más que lamentar las molestias que se están ocasionando.
Durante el mes de agosto, el ayuntamiento no ha sido capaz de plantear una solución al problema y las últimas declaraciones realizadas por la concejala suenan más a improvisar soluciones que a una gestión responsable y eficaz del problema. Se ha llegado a decir que iban a permitir el uso de la instalación de un deporte de riesgo sin supervisión técnica, aunque no se ha explicado de manera suficiente cómo se pretende implementar esa medida… Como sindicato nos parece preocupante que una de las soluciones que baraja la concejala no sólo no resuelva el problema que se ha generado a la plantilla que habitualmente trabajaba en las instalaciones sino que aumente las tareas de otras personas trabajadoras en los centros cívicos que no tienen una capacitación técnica suficiente.

Este sindicato se ha dirigido al Ayuntamiento para obtener información y hemos obtenido la callada por respuesta. Y mientras tanto, ya ha llegado el mes de septiembre y la plantilla no tiene carga de trabajo efectivo, no tiene un centro de trabajo al que acudir y no puede cobrar un salario que les permita obtener los recursos económicos necesarios en el día a día. No se puede consentir que esta situación se siga manteniendo en el tiempo, y queremos informar de que esta plantilla está en lucha y que vamos a llevar sus reivindicaciones a la calle para denunciar lo que entendemos un grave error de gestión por parte del Ayuntamiento de Vitoria Gasteiz.

Durante estas últimas semanas además numerosas personas usuarias así como reconocidas personalidades del mundo de la escalada y el montañismo han denunciado también esta situación. Estas personas han dejado muy claro que esta situación supera el conflicto laboral y evidencian la  dejadez del gobierno municipal al dejar desatendidas las necesidades de parte de la sociedad vitoriana ¿Hasta cuándo señor Urtaran?

Comunicado de los y las escaladoras

 

 

Más noticias

10 muert@s en 2019

en accidentes laborales