El pasado 8 de abril, ESK denunció a Osakidetza en los tribunales por seguir gestionando mal y de forma caótica la distribución de material de protección, obligando al personal a utilizar equipos de un solo uso de forma repetitiva u obligando a lavarlos y esterilizándolos.  También por estar obligando a seguir usando los EPis todo un turno de 8 horas, aumentando los casos de contagio por parte del personal sanitario, o barbaridades como decir a las plantillas que reutilicen las mascarillas durante una semana de trabajo.

También se ha denunciado la falta de previsión y la carencia de los test para poder detectar a todos los profesionales asintomáticos y los sintomáticos. Pudiendo realizar otro tipo de pruebas en su defecto.

Osakidetza está obligando a los trabajadores infectados, o en contacto con pacientes de Coronavirus, a tener que acudir a trabajar sin realizarse una segunda o tercera prueba de control, si fuese necesario hasta confirmar que los trabajadores son negativos. Desde las distintas OSIS se está comunicando al personal que no es preciso realizar PCR. Ante la ausencia de fiebre y de tos solo se valora la clínica, afirmando que ya no pueden contagiar. Estas actuaciones de Osakidetza, que no confirman de forma certera con reactivos y pruebas que detecten el grado de inmunidad o enfermedad activa, es una actitud temeraria, que está poniendo en peligro a toda la plantilla. Se está produciendo una descoordinación de las UBP, y mala planificación, sin criterios de unidad entre las diferentes OSIS.

Temeraria también, la irresponsabilidad de los Gestores de Osakidetza, que están dejando desprotegidos a determinados colectivos de trabajadores, como son el personal celador, personal que, aunque trabajan a pocos centímetros del personal infectado y son quienes reciben a los enfermos, no están considerados personal de riesgo. Así como el personal de limpieza, que se mueve por todos los espacios donde tienen que ir desinfectando y limpiando, como también al personal Técnico de Rayos, y al   resto del personal de servicios.

También, es de una irresponsabilidad enorme, poner a personal no sanitario a realizar la labor de cribado, en determinados ambulatorios y OSIS, cuando en el resto de comunidades está siendo organizado y llevado a cabo por personal médico y de enfermería.

 

ESK denuncia a Ambuibérica en el juzgado de lo social por vulneración del derecho a la vida, a la salud y a la integridad física y por la prevención de los riesgos laborales de los trabajadores de la red transporte sanitario urgente (RTSU)

 

  • Por negar el material necesario de protección a sus trabajadores.
  • No cumplir los protocolos de desinfección de determinados transportes sanitarios.

 

 

Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.