“Nuevo ataque al empleo, a los trabajadores/as públicos vascos, a la calidad del servicio y al autogobierno”

 

La sentencia del TSJ del País Vasco, que anula la jornada laboral de 35 horas semanales de los empleados públicos, recuperada desde febrero del 2016, supone un ataque al autogobierno vasco, a los derechos laborales y una muestra más de la cara antisocial del gobierno central.

La sentencia deja al descubierto la enorme debilidad del autogobierno, permanentemente expuesto a los ataque de normas estatales que dejan sin capacidad al gobierno vasco para organizar sus servicios públicos.

Los empleados públicos no podemos ser moneda de cambio en las actuales negociaciones entre el gobierno vasco y el central. El PNV debe afrontar la realidad. No es momento de poses ni de justificaciones jurídicas. ESK le exigimos que no de ni un paso atrás en la decisión que adoptó en febrero de recuperar las 35 horas semanales. Debe ser firme en la defensa del autogobierno, la calidad de los servicios públicos y el empleo frente a las imposiciones que vienen de Madrid. Ahora no caben medias tintas.

Resulta, además, cuando menos curiosa la justificación que hace la sentencia de este recorte debido al incremento del gasto que afecta a la estabilidad presupuestaria cuando la medida ahora anulada no ha generado ningún desaguisado en las Cuentas Públicas de la CAV.

Esta sentencia tiene graves consecuencias y supone un ataque directo a los trabajadores y trabajadoras públicas vascas ya que supone una destrucción de miles de puestos de trabajo, un aumento de las cargas de trabajo del personal que conllevara un deterioro de la calidad.

Además, la implantación de la jornada de 35 horas fue consecuencia de una huelga general en la CAV y la decisión de recuperarla es fruto de la movilización que durante estos últimos 4 años hemos llevado los trabajadores y trabajadoras, sin dejarnos llevar por el desaliento.

Y con esa misma determinación, seguiremos defendiendo su mantenimiento en todo el sector público vasco, como medida para la creación de empleo, la mejora de la calidad del servicio público y las condiciones de vida de sus trabajadores/as.

Una defensa que para ser efectiva necesitará el acuerdo sindical más amplio y el apoyo de todos los trabajadores y trabajadoras.


Ni un paso atrás en la defensa de las 35 horas. Estamos preparados para la movilización.

 



Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.