El proyecto del PNV para los servicios auxiliares en Osakidetza siempre ha sido la privatización. Una privatización que siempre han impuesto sin aportar estudios de impacto económico y de calidad que las justificaran. Su objetivo es facilitar un negocio de muchos millones de euros a empresas privadas que solo buscan el beneficio y donde algunos miembros del Euskadi Buru Batzar han sido directivos de estas empresa como Garbialdi. Urduliz no iba  a ser diferente.

Larga ha sido la pelea contra la privatización de los servicios de cocina, limpieza, lavandería, lencería, mantenimiento y resonancia (Osatek) del hospital de Urduliz, pero ha merecido la pena. La sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJPV) ha rechazado el recurso de Osakidetza y ha dado la razón a los argumentos contra la privatización del sindicato ESK y la cocina, limpieza, lavandería y lencería tienen que ser públicos.

Durante mucho tiempo a excepción del SME (sindicato médico), el resto de sindicatos y los trabajadores y trabajadoras nos movilizamos por un Urduliz 100% público. Concentraciones, quejas al Ararteko, campañas de información a la sociedad, y la convocatoria de 2 horas de paro en los hospitales grandes.

Sin embargo, Osakidetza despreciando todas estas manifestaciones del personal y de la población afectada por la apertura de Urduliz fue anunciando las licitaciones para privatizar la cocina, limpieza, lavandería y lencería.

Contra esta decisión privatizadora ESK planteó al resto de sindicatos la posibilidad de recurrir conjuntamente al Órgano Administrativo de Recursos Contractuales (OARC). Un cálculo equivocado, impidió acudir unitariamente.

Finalmente fuimos ESK y CCOO quienes formalizamos la denuncia. Considerábamos que el Sr Darpon incumplía sus acuerdos, el de mesa general de Función Pública y el Acuerdo Regulador de Osakidetza. Unos acuerdos donde se comprometió a no externalizar nuevas áreas o servicios y a revertir los existentes. Una muestra más de su actitud autoritaria y antidemocrática.

Y lo que es peor, la gestión privada de esos servicios supondrían un claro perjuicio para la ciudadanía y los trabajadores/as ya que en la actualidad está suficientemente acreditado que las privatizaciones generan un sobrecoste para las arcas públicas, precariedad laboral y deterioro de la calidad. El Sr consejero, interesadamente, siempre se ha negado a aportar estudios de impacto económico y de calidad y ha rechazado un debate público que permita confrontar los dos modelos.

La respuesta del OARC fue contundente. Nos dio la razón y anuló las licitaciones para privatizar la cocina, lencería, lavandería y limpieza ya que Osakidetza había incumplido sus Acuerdos (el de mesa general de la función pública  y el acuerdo de Osakidetza).

 Sin embargo,  desestimó las denuncias de CCOO respecto a cocina, lavandería y lencería por realizarlas fuera de plazo.

 A pesar de la contundencia de las resoluciones del OARC, Osakidetza decidió recurrir a la vía contencioso administrativa.

Durante todo el proceso judicial  el sindicato ESK se ha mantenido firme en sus criterios favorables a la apertura de un hospital de Urduliz 100% público. Firmeza que nos llevó a oponernos, en solitario (CCOO no lo hizo), a la pretensión de Osakidetza de suspender cautelarmente las anulaciones de las licitaciones hasta el pronunciamiento del tribunal en un intento de esquivar las decisiones del OARC.

Nuestra oposición, las críticas de diferentes instancias por el retraso de 1 año en la apertura de la hospitalización  y la desestimación del TSJPV de las pretensiones solicitadas por Osakidetza forzó a la Administración a abrir Urduliz contratando de las listas de Osakidetza al personal de cocina, limpieza, lencería y lavandería.

Finalmente, el TSJPV ha dictado sentencia por la que estiman los recursos de ESK en su totalidad. Nos da la razón y determina que Osakidetza no puede privatizar los servicios de cocina, limpieza, lencería y lavandería por lo que tendrán que funcionar con personal propio.  Una sentencia  muy importante ya que:

  • supone un varapalo a la política privatizadora de Osakidetza. Respalda el derecho a la negociación colectiva y al cumplimiento de los acuerdos derivados de ella.
  • el TSJPV no percibe una situación de excepcionalidad que justifique la privatización.
  • ESK es parte afectada e interesada en este tema y tiene capacidad para presentar las denuncias.
  • pone freno a las ansias privatizadoras de Osakidetza en otros servicios como el hospital de Eibar que próximamente se abrirá.
  • pone en valor la importancia del personal de limpieza y de cocina en los procesos sanitarios como concluyen estudios objetivos que valoran la importancia de estos servicios en la calidad, mejora y eficacia de los tratamientos médicos, o incluso en la incidencia de la limpieza en la morbimortalidad de los centros públicos.

ESK, se alegra de haber contribuido a que la gestión de estos servicios se realice desde lo público y con trabajadores propios. ESK continuará luchando hasta conseguir que las categorías de mantenimiento y TER sean, también de gestión pública para hacer realidad el objetivo de Urduliz 100% público porque es una opción más barata, de mayor calidad y las condiciones del personal son más dignas. Además de respetuosa con los acuerdos firmados.

 

DARTH PON: DEBATIR ES UN SANO EJERCICIO

 

Un estudio de impacto económico y de calidad nos daría la razón. Daremos algunas razones:

  • El informe de la Cámara de Comptos de Nafarroa, órgano que fiscaliza el sector público navarro, dijo que la privatización de las cocinas del complejo hospitalario de Nafarroa por la empresa de Catering Mediterraea no supuso ningún ahorro para las arcas forales (al contrario, fue 670 000 € más caro) y constató la ausencia de medidores de calidad.
  • Además, ocupó muchas páginas en la prensa debido a las múltiples denuncias de los usuarios/as por la pérdida de calidad de las comidas.
  • Los argumentos de Osakidetza son muy débiles: la privatización también crea empleo y genera riqueza. En términos de empleo es evidente que no se generarían más puestos de trabajo por privatizarlos y desde luego serian más precarios. Y la generación de riqueza en realidad es un trasvase del dinero público a empresas privadas, ya que además de pagar los salarios del personal tienen que arañar sus beneficios. En definitiva un despilfarro del dinero de todos los contribuyentes.

“privatizar sale más caro, genera un empleo de peor calidad y la calidad del servicio se deteriora”

 

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.

Carrera profesional: Osakidetza, ¡cumple la sentencia!

La jugada que utiliza Osakidetza es renegar del acuerdo alcanzado en la Mesa Sectorial, al que ahora llama “preacuerdo” Leer más

Más días de huelga en Osakidetza ante el inmovilismo del Gobierno Vasco

Convocamos 2 nuevas jornadas de huelga en toda Osakidetza (8 abril, 16 mayo) y 4 jornadas en el Centro Vasco Leer más

ESK denuncia la inseguridad en el quirofano del hospital Arrasate

ESK exige la intervención inmediata de Servicios Centrales para acabar con unas prácticas que sólo producen un desprestigio del Hospital Leer más

Estas huelgas no las para ninguna promesa vacía de Osakidetza

Desde ESK queremos aclarar que la Carrera Profesional ya está ganada y firmada Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47
  • 48
  • 49
  • 50
  • 51
  • 52
  • 53
  • 54
  • 55
  • 56
  • 57
  • 58
  • 59
  • 60
  • 61
  • 62
  • 63
  • 64
  • 65
  • 66
  • 67
  • 68
  • 69
  • 70
  • 71
  • 72
  • 73
  • 74
  • 75
  • 76
  • 77
  • 78
  • 79
  • 80
  • 81
  • 82
  • 83
  • 84
  • 85
  • 86
  • 87
  • 88
  • 89
  • 90
  • 91
  • 92
  • 93
  • 94
  • 95
  • 96
  • 97
  • 98
  • 99
  • 100
  • 101
  • 102
  • 103