EL OARC ANULA LA LICITACIÓN DE LA COCINA, LAVANDERÍA Y LENCERÍA DEL HOSPITAL DE URDULIZ

Pincha aquí para leer la pataleta de Osakidetza tras haber paralizado ESK la privatización de Urduliz

Texto en respuesta al indignante comunicado de Osakidetza y el Departamento de Salud que enlazamos sobre éstas líneas.

Las dos resoluciones ganadas por ESK en el Órgano Administrativo de Recursos Contractuales (OARC) anulando los pliegos y cancelando las licitaciones de la cocina, lavandería, planchado y lencería del hospital de Urduliz han provocado la respuesta desairada y sin argumentos del Departamento de Salud.


Darpón, la resolución del OARC nos da la razón y usted y su departamento debieran respetarla y dar respuesta a las consideraciones siguientes:

1. Osakidetza incumple los acuerdos de Mesa general de la Función Pública y del Acuerdo Regulador de Osakidetza donde se compromete a no externalizar nuevas áreas o servicios y de revertir los existentes.

Así lo afirma la resolución del OARC dejando claro la importancia de la negociación, de los acuerdos alcanzados y su necesidad en democracia de cumplirlos.

2. Darpon afirma que los servicios de limpieza, cocina, lavandería del hospital de Urduliz se privatizarán siguiendo el modelo de gestión del resto de hospitales de Osakidetza, olvidando, que hasta la fecha la legalidad no lo avala y que en Osakidetza, también, hay hospitales como (Cruces, Santa Marina, Gorliz, Galdakao…) con gestión totalmente pública, que también cuentan con una muy buena valoración de los usuarios de estos centros.

Y además, son más baratos. Un estudio publicado en el diario Vasco en enero del 2010 y con datos aportados por el Jefe de servicio de la Cocina del hospital de Cruces concluye que “la comida en los hospitales con ese servicio privatizado o con un sistema mixto (cuesta entre 5 y 8 €) son más caros que los que tienen gestión totalmente públicos como el hospital de Cruces (3,03 €).

3. El Consejero argumenta que desde lo privado también se genera riqueza y empleo. Un argumento que no se tiene de pie: en términos de empleo, estos servicios no generarán más puestos de trabajo por privatizarlos pero sí serán más precarios, en segundo lugar, la generación de "riqueza" de la que nos habla Darpón es en realidad una transferencia de dinero público a la empresa privada, que no sólo tiene que cubrir los salarios de la gente empleada, sino que además tiene que arañar un "beneficio".

Solo en la limpieza del hospital de Urduliz la privatización supondría un sobrecoste aproximado de 100. 000 euros anuales.

4. Para el Sr Darpón, los trabajadores de limpieza, cocina, lavandería, mantenimiento, etc… son de 2ª categoría, justo cuando todos los estudios objetivos afirman su importancia en la calidad, mejora y eficacia de los tratamientos médicos, los cuales, se complementan con una buena alimentación, y en la incidencia de unas condiciones medioambientales óptimas, la limpieza, en la morbi-mortalidad de los usuarios/as,… Razones de peso para que estos trabajos se realicen por personal de Osakidetza.

5. Por otra parte, ustedes constantemente utilizan como excusa que privatizan solo servicios no sanitarios y eso es falso. Un ejemplo lo tenemos en el Servicio de Ambulancias de la Red de Transporte Sanitario Urgente que está privatizado, aun siendo un servicio sanitario.

6. En su nota afirman que “ESK y otros sindicatos están diariamente alimentando un debate que no existe en la sociedad y que únicamente ensucia el buen nombre de Osakidetza y de sus trabajadores.” No existe el debate porque ustedes lo esconden. Un buen ejercicio de higiene democrática sería posibilitar antes de privatizar una discusión social donde se aportaran las razones para adoptar el mejor modelo.

Osakidetza lleva 30 años privatizando servicios y lo hace sin aportar ningún estudio de impacto económico y de calidad que los justifique.

ESK no persigue, como afirma el consejero, desprestigiar a Osakidetza. Su único objetivo es defender la puesta en marcha de un hospital de Urduliz 100% publico porque las privatizaciones supondrán un claro perjuicio para la ciudadanía y los trabajadores/as ya que las privatizaciones generarán un sobrecoste para las arcas públicas, precariedad laboral y deterioro de la calidad.

Darpon, Osakidetza no es suya, y sepa que los usuarios/as, los trabajadores y trabajadoras no vamos a permanecer impasibles ante las malas gestiones de quien dirigió una de las empresas punteras en la sanidad privada.

 

Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.