Desde el sindicato ESK queremos dar nuestro respaldo y apoyo a la concentración que las celadoras y celadoras del Hospital de Cruces van a llevar a cabo el próximo viernes 19 de junio a la 11:00 horas en la entrada principal del hospital. Asimismo, animamos a todo el personal a unirse a una protesta en la que se reclaman soluciones a problemas que han sufrido todos los colectivos durante la crisis sanitaria, tales como la falta de EPIs o espacios de trabajo que no reúnen las condiciones necesarias.

La crisis sanitaria por el coronavirus ha puesto de manifesto que la ubicación y dimensiones de los retenes de celadoras son exiguas e impiden respetar la distancia de seguridad. Además, el sistema de aireación aumenta el riesgo de contagio.

La idea de la dirección es mantener al colectivo en dos locales diferenciados: el que está situado en el sótano, con un máximo de 7 celadores y celadoras más un encargado, y el de la primera planta, con un máximo de 6 celadores y celadoras más un encargado. Se sabrá desde el día anterior donde trabajará cada celador para evitar aglomeraciones a primera hora. En cuanto a la Urgencia, la dirección propone mantener el local, pero reubicar a las celadoras y celadores por diferentes puntos de la unidad, reduciendo así el número de personas dentro del local.

Estos cambios organizativos no contemplan nuevos locales que reúnan las condiciones de seguridad, ventilación y salubridad, una de las demandas que el colectivo de celadoras y celadores presentó a la dirección en su reunión de la semana pasada. Asimismo, no se contempla mantener los refuerzos en Urgencias, pese al aumento de la carga de trabajo con la nueva organización, ni tampoco el aumento de personal en otras áreas. Se estudiará la posibilidad de añadir una persona más al turno de noche, aunque no tienen la intención de reponer el puesto de celador eliminado en Urgencias de Maternidad. Tampoco valoran la posibilidad de trabajar los fines de semana con el mismo número de personal que el resto de la semana, algo que sí ocurre en otras categorías.

Sobre la falta de equipos de protección durante la crisis sanitaria, la dirección asegura que en la actualidad y a futuro no habrá distinción entre las celadoras y celadores y otros trabajadores en la realización de la misma tarea.

Ante la falta de solución real al problema de los locales y la negativa sistemática a querer ver la falta de personal desde ESK consideramos que la movilización del viernes sigue teniendo justificación y que debe servir para forzar a la dirección a buscar soluciones que se ajusten a las demandas de las celadoras y celadores del Hospital.

Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.