La apertura de la nueva central de esterilización en enero del 2018 traerá nuevas formas de trabajo y nuevas tecnologías que permitirán mejorar la seguridad del paciente, minimizar riesgos  y supondrá un aumento de 5 auxiliares de enfermería, 1 enfermera y 2 celadores.

Sin embargo, no todo es positivo.  La dirección impondrá cambios que empeoran las condiciones laborales y de trabajo del personal.  Entre otros:

Movilidad forzosa de 12 auxiliares de enfermería del bloque quirúrgico a la nueva central de esterilización. Una movilidad que modifica las condiciones de trabajo con las que accedieron al bloque quirúrgico.

Sobrecarga de trabajo en los quirófanos donde se pierde una auxiliar de enfermería.

Imponen unas carteleras de trabajo muy flexibles. Tendrán que realizar unas carteleras rotatorias con cinco turnos: mañana, tarde, noche y dos turnos no normalizados de (de 10 a 17 horas y de 13 a 20 horas) con el objetivo de reducir el coste económico del nuevo servicio

A las auxiliares de enfermería de la central de esterilización, por primera vez en un proceso de reestructuración en el hospital, tampoco se les respeta las condiciones con las que accedieron al servicio.

No se les respeta el solape que tenían.

ESK hemos realizado las alegaciones a este proyecto y manifestado el rechazo a este proyecto. Seguiremos defendiendo la implantación de unas condiciones de trabajo más dignas. Unas cargas y ritmos de trabajo que permitan realizar las tareas con seguridad y calidad. Así como la implantación de turnos de trabajo normalizados que nos permitan una calidad de vida familiar y laboral. Unas condiciones que se pueden establecer con turnos normalizados de mañana y tarde en los quirófanos que, además, eliminarían las prolongaciones y la autoconcertación.

Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.