Las sindicalistas y el guarda jurado que presentaron denuncias cruzadas por agresiones tras una protesta laboral en el hospital de Cruces han alcanzado un acuerdo que ha evitado, ya en el juzgado, que el caso fuera juzgado.

El enfrentamiento entre tres sindicalistas de ESK, UGT y LAB y el guarda jurado se produjo durante una protesta en contra de la privatización de los servicios de cocina, lencería, mantenimiento y RX del Hospital Alfredo Espinosa de Urduliz.

Pese al pacto, los sindicatos han insistido en asegurar que el vigilante se "autolesionó" y presentó una "denuncia falsa" contra las delegadas sindicales a las que "agredió".

Desde ESK lucharemos contra la violencia y la represión que utiliza osakidetza y sus gerencias para acallar las protestas de sus trabajadores/as. Pero también queremos dejar claro que estas agresiones no nos van a desviar ni un milímetro de nuestros auténticos objetivos: la devolucion de todos los recortes impuestos durante estos años y la defensa de una sanidad pública, de calidad y sin privatizaciones.

También porque se depuren responsabilidades que erradiquen actuaciones como la de este guarda jurado en el ámbito sanitario.

Esk gastará sus energías en en la lucha, desde la unidad, contra cualquier tipo de privatización y en la devolución de todos nuestros derechos robados durante estos últimos años.

 

Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.