Llamamos a todas las mujeres*, bolleras y trans de Euskal Herria a llenar las calles de reivindicaciones y a organizarse en las asambleas de barrios, pueblos y ciudades. Para así el próximo 8 de marzo plantarnos, y hacer nuestras las calles, las plazas y las noches.

 

cartel para la huelga feminista 2019 en euskal herria greba feminista kartela

 

LAS VIDAS AL CENTRO

El 8 de marzo, las mujeres*, trans y bolleras dejaremos de hacer todos los trabajos y tomaremos las calles con fuerza. Hasta ahora hemos estado organizándonos en pueblos, comarcas y a nivel nacional mediante asambleas. Este año queríamos concretar nuestras reivindicaciones y concretar unas bases políticas comunes. Para eso, nos hemos juntado con diferentes colectivos con el objetivo de escribir un dossier. En éste hemos reunido las reivindicaciones de mujeres organizadas en diferentes ámbitos, consiguiendo más de 25 puntos. Unos puntos, que servirán para interpelar en la huelga a las instituciones y a toda la sociedad. En las próximas líneas explicamos de forma más concreta.

 

¿QUÉ ES LA HUELGA FEMINISTA?

La huelga feminista se sitúa en todos los ámbitos de la vida, en los trabajos remunerados y en los realizados de forma gratuita, en la sexualidad, en nuestro modelo de consumo, en la manera de construir la familia, en la forma de producir los conocimientos, ante el racismo, ante el modelo de belleza y ante todas las opresiones. ¡Con la huelga feminista nos PLANTAMOS ante el hetero-patriarcado-capitalista!

El 8 de marzo tomaremos el centro las que somos excluidas por el hetero-patriarcado-capitalista, porque queremos poner en el centro las vidas de las trans, mujeres* y bolleras. Por todo ello, realizaremos la huelga en cinco ejes, será una huelga feminista de cuidados, empleo, pensionistas, estudiantes y consumo.

Para representar esa ruptura con el sistema, nos hemos juntado hoy aquí, en TALKA. Ya que demuestra que se pueden crear grietas en el sistema actual y así, poder construir un mundo en el que quepan muchos y nuevos mundos. Aprovechando este momento, queremos mandar nuestro apoyo a los espacios autogestionados, y afirmar, una vez más, nuestra posición contra los desalojos.

 

¿QUE PEDIMOS?

Pedimos responsabilidad colectiva para sostener el mundo. Para eso, reivindicamos la reorganización social de los cuidados, en cuya tarea las políticas las políticas públicas son un eje transversal, para que el cuidado de las personas no se quede sobre las espaldas de las oprimidas. Pedimos un nuevo pacto social. En este camino, tenemos que combinar y hacer posibles políticas públicas para para garantizar la igualdad y el desarrollo de una igualdad real con el proceso de un cambio estructural y de raíz.

Este año queremos darle centralidad a los cuidados. Queremos fomentar, tejer y fortalecer alianzas con las mujeres* que ocupan los trabajos de cuidados y en las casas, ya sean asalariados o gratuitos. Queremos poner en marcha distintas formas de visibilizar estos trabajos, señalar a empresas vampiras que se enriquecen gracias a la explotación de las mujeres trabajadoras del hogar, denunciar las irresponsabilidades de las instituciones…

Por otra parte, el mismo 8 de marzo, pedimos a los hombres que se responsabilicen de forma autónoma de todos los trabajos de cuidados: creando espacios comunitarios de cuidados en las escuelas o en los centros de trabajo, solicitando permiso de asuntos propios para hacerse cargo de los cuidados de las personas de su alrededor….

 

¿QUIÉN ES EL SUJETO DE LA HUELGA? ¿QUIÉNES HAREMOS HUELGA?

Somos mujeres*, bolleras y trans, es decir, los sujetos oprimidos por el heteropatriarcado. No todos los sujetos de la huelga feminista nos identificamos como mujeres, es más, queremos acabar con las categorías patriarcales de hombre y mujer. Pero, hoy en día este término nos sirve para nombrar la opresión colectiva. Por ello utilizamos el asterisco, porque cuando utilizamos la palabra mujeres* pretendemos nombrar a los sujetos oprimidos por el heteropatriarcado.

La huelga la convoca el Movimiento Feminista de Euskal Herria. Por lo que este día, animamos a participar en las movilizaciones que organice el movimiento feminista en ciudades y pueblos, y no en las que puedan organizar otros colectivos o entidades. Del mismo modo, animamos a utilizar las imágenes y reivindicaciones que hacemos desde el Movimiento Feminista evitando el protagonismo de colores y siglas de sindicatos, partidos o cualquier otra organización.

Nos reafirmamos en la autonomía del Movimiento Feminista de Euskal Herria. No vamos a tolerar que nadie saque provecho de esta lucha, ni que se nos utilice con fines partidistas o corporativistas.

 

¿CÓMO HAREMOS LA HUELGA?

Al igual que el año pasado, tendremos diversas maneras para hacer huelga y participar en ella:

  1. Haciendo huelga en los lugares de trabajo y aulas de estudio.
  2. Participando en las movilizaciones de los pueblos y ciudades.
  3. Dejando a un lado los trabajos de cuidado y colgando el delantal desde el balcón para representarlo.
  4. Participando y difundiendo la huelga en nuestras comarcas o entorno.
  5. Haciendo uso del brazalete morado y de la chapa para mostrar tu adhesión a la huelga.

El 8 de marzo llamamos a NO consumir. Sabemos que el consumo es amplio y excede la compraventa en los comercios (luz, teléfono…). Pero el 8 de marzo queremos romper con la normalidad diaria, queremos parar las ciudades, los pueblos, los barrios. Por eso, el objetivo es que todo esté cerrado.

Hacemos un llamamiento a desarrollar un consumo responsable y sostenible. Nuestro compromiso político debe reflejarse en las decisiones que tomamos a la hora de consumir. Cuando consumimos tenemos el poder de impulsar un modelo u otro de producción. Por eso, ¡plantémonos ante las empresas que son símbolo de explotación laboral, las que nos cosifican a las mujeres* en su publicidad, las que generan la miseria de otros pueblos! ¡El 8 de marzo y todos los días!

 

¿ANTE QUE NOS PARAMOS?

  • ¡PLANTO AL CAPITALISMO! El capitalismo pone en el centro el capital, y no las vidas y las personas. Esto conlleva la miseria de las trabajadoras. En la base de la organización del trabajo se sitúan los trabajos de cuidados realizados de forma gratuita por las mujeres*, haciendo interminables nuestras jornadas de trabajo!

    Cuando el capitalismo ve como amenaza la fuerza transformadora del feminismo intenta convertirlo en un producto más y vaciarlo de contenido político. ¡Nos tendrán enfrente!

  • ¡PLANTO AL PATRIARCADO! Se trata de un sistema de poder, más concretamente el gobierno de los que han sido educados como “hombres”. Esto conlleva la dominación sobre las que han sido educadas como “mujeres” creando relaciones jerárquicas en todas las esferas: empleos precarios, trabajo gratuito, violencia machista y feminicidio, justicia patriarcal, control sobre nuestros cuerpos, publicidad sexista, invisibilización de la mujer* en la ciencia… basta ya!

  • ¡PLANTO A LA HETERONORMA! Se trata de una todo un régimen. La heterosexualidad no es una cuestión de deseo u orientación sexual, sino una estructura indispensable para el sistema. Las que nos ubicamos a los márgenes de la norma somos castigadas con la LGTBQ+fobia. Así las mujeres* estamos condenadas a un único modelo de vida: a la heterosexualidad, a la división sexual del trabajo, a la maternidad normativa, el cuidado de la casa y la familia nuclear… ¡Nosotras reivindicamos vidas libres y diversas más allá de la heteronorma!

  • ¡PLANTO AL COLONIALISMO! Vivimos en un mundo colonial basado en relaciones desiguales de poder entre territorios y personas, en el que se impone un pensamiento universal eurocéntrico. El sistema de privilegios creado por los diferentes hechos históricos coloniales discrimina y perpetúa la exclusión de razas, culturas, ideas, conocimiento, creencias religiosas, modos de vida, lenguas, géneros, etc.

    El capitalismo menosprecia a los cuerpos racializados, los deshumaniza y les expropia sus derechos. El ascenso del fascismo que vivimos a nivel mundial en estos momentos, ante el racismo, la islamofobia y las políticas europeas asesinas, ¡sacudiremos las calles de feminismo antirracista!

  • ¡PLANTO AL CAPACITISMO! El capacitismo en una forma de discriminación contra las personas con diversidad funcional. Creando un binomio de personas productivas y no productivas. Dicha discriminación divide la sociedad en personas capaces y no capaces, obligando a estas últimas a adaptarse a las realidades de las personas que si se consideran capaces.

Llamamos a todas las mujeres*, bolleras y trans de Euskal Herria a llenar las calles de reivindicaciones y a organizarse en las asambleas de barrios, pueblos y ciudades. Para así el próximo 8 de marzo plantarnos, y hacer nuestras las calles, las plazas y las noches.


HETEROPATRIARKATU KAPITALISTARI PLANTO! ¡LA VIDA EN EL CENTRO! GORA BORROKA FEMINISTA! EMAKUMEOK* GREBARA!

 

EUSKAL HERRIKO MUGIMENDU FEMINISTA

Más noticias

40 muert@s en 2019

en accidentes laborales