Necesitamos unidad y participación para frenar la precariedad y cambiar el modelo de gestión de los comedores escolares.

 

Comedores escolares convenio huelga

 

Desde que se anunciase la firma del preacuerdo del convenio de gestión directa, desde ESK estamos asistiendo horrorizadas al cruce de comunicados e iniciativas ente los sindicatos mayoritarios. Creemos que se ha iniciado una dinámica en la que no sabemos si alguien gana, pero seguro que las trabajadoras de comedores escolares perdemos.

Lo dijimos hace varios días y hoy lo volvemos a repetir. Sin conocer el contenido concreto de lo que se ha firmado por parte de LAB, CCOO y UGT, nosotras no vamos a hacer una valoración del mismo. Entendemos que existen distintas valoraciones y que todas ellas son legítimas.

Dicho ello, queremos dejar claro que las formas que se han utilizado por parte de los firmantes para desconvocar la huelga no nos parecen las adecuadas. Tras muchos meses de negociaciones de las que poco se sabía, fuimos las trabajadoras del sector, convocadas en asambleas las que ratificamos la convocatoria de huelga para el pasado 26 de febrero. Si eso fue así, no nos parece de recibo que la desconvocatoria y firma del convenio se hiciese ‘sólo’ con el aval de los sindicatos. Todas las trabajadoras sufrimos las condiciones del sector y a todas se nos aplica el convenio, por tanto, la participación y el protagonismo tiene que ser todas. Parece que se olvida que los sindicatos somos sólo instrumentos al servicio de todas y todos los trabajadores.

Tras la firma del convenio uno de los sindicatos mayoritarios, ELA, se ha dedicado a criticar sin miramientos a las firmantes (sobre todo a LAB) y ha puesto encima de la mesa 3 días de huelga para el mes de marzo. Desde la legitimidad que todas tenemos para criticar y hacer cuantos planteamientos estimemos, desde ESK entendemos que estas actitudes poco ayudan a la estructuración de la lucha de todas las trabajadoras y que buscan más el ganar posición sindical que el cambiar las cosas de verdad.

ESK entiende que en los comedores escolares de gestión directa la firma del convenio no ha arreglado los problemas de fondo y que tenemos la necesidad de dar un paso adelante frente a la realidad de precariedad que sufrimos todos los días: tipo de contrato, ratios, jornadas mínimas, calendarios,…. A ello se le suma el proceso de cambio de modelo de gestión y la amenaza de que la gestión integral recaiga exclusivamente sobre las AMPA’s que llena a las plantillas de incertidumbre.

En este contexto la división y la guerra sindical son el peor escenario para hacerle frente a todos los retos que enfrentamos. ESK entendemos que sobran los motivos para que el sector de comedores escolares nos movilicemos. Creemos que esta movilización se tiene que impulsar desde la información y la participación de las plantillas, poniendo los intereses comunes en el centro.

 

Más noticias

42 muert@s en 2019

en accidentes laborales