Teleasistencia no garantiza la seguridad de su plantilla. El Ayuntamiento de Vitoria-gasteiz opta por la imposición en esta crisis del COVID-19.

 

 

Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz

La sección sindical de ESK en el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz denuncia públicamente que el Ayuntamiento opta por la vía de la imposición y la unilateralidad para la aplicación del RD 10/2020.

El pasado viernes, día 27, la sección sindical de ESK junto a las de ELA y LAB, mostramos nuestro enfado y solicitamos la paralización de las actividades no esenciales en el Ayuntamiento y en las empresas que no realizan actividades esenciales para el sostenimiento de la vida, como una medida totalmente necesaria para frenar la expansión de la pandemia del COVID-19.
El sábado, el presidente del Gobierno español anunciaba dicha paralización y el domingo se publicaba el RD 10/2020 que regulaba la paralización, las excepciones y el permiso retribuido recuperable.

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz esperó hasta el domingo a la noche para empezar a transmitir a su plantilla si tenía que acudir o no a su puesto de trabajo el mismo lunes, generando gran incertidumbre y malestar. Ayer lunes, convocó al comité de trabajadoras y trabajadores a una reunión en alcaldía para explicar sus decisiones respecto a los servicios esenciales.
Desde ESK queremos denunciar que, una vez más, el Ayuntamiento actúa unilateralmente y sin consultar a las secciones sindicales sus decisiones en materia laboral. Esto no es nuevo, la dinámica de reuniones informativas sin posibilidad real de participación sindical es norma en este Ayuntamiento.

Fruto de esa dinámica, diferentes jefaturas transmiten decisiones en materia laboral a los y las trabajadoras sin haber sido transmitidas ni negociadas previamente con el comité. Nos llegan informaciones de cómo las jefaturas plantean devolver las horas del permiso retribuido recuperable cuando ni siquiera se ha abierto el periodo de consultas que marca el decreto para negociar con el Comité si se devuelven las horas, cuántas ni como. Es un ninguneo constante a la participación sindical que nos parece inaceptable.

Desde ESK sí queremos transmitir públicamente dos cuestiones fundamentales:

  • Todas las personas que realizan trabajos esenciales tienen que disponer de los equipos de protección individual correspondientes y de órdenes y pautas claras de actuación para garantizar su seguridad y la de las personas atendidas.

  • La plantilla municipal se encuentran a disposición del ayuntamiento para la cobertura de las tareas esenciales que sean necesarias y, por tanto, entendemos que no cabe la devolución de ninguna hora. Se trata de una cuestión de responsabilidad y salud pública, cuyo coste no puede recaer sobre los y las trabajadoras.

Además, y entre otras cosas, queremos mostrar nuestra sorpresa y desacuerdo con algunas de las decisiones transmitidas ayer:

  • La suspensión del teletrabajo es totalmente incomprensible, va contra el sentido del decreto y no aporta nada a parar la extensión de la pandemia.

  • Los servicios de igualdad y de convivencia y diversidad, que cuelgan de alcaldía por su importancia, han sido considerados por el ayuntamiento como no esenciales, precisamente en una situación de confinamiento donde consideramos fundamentales las recomendaciones y el trabajo de ambos servicios.

  • Es necesario especificar claramente cuáles son los servicios de mantenimiento esenciales, bajo nuestro punto de vista la atención de los edificios donde se realizan trabajos esenciales para el sostenimiento de la vida y la cobertura de urgencias. Nos posicionamos totalmente en contra de la realización de trabajos no esenciales, tal y como marca el decreto, ninguna persona trabajadora tiene que ser expuesta a un riesgo innecesario de contagio.

A su vez, manifestamos que los trabajos de mantenimiento esenciales, han de ser realizados por la plantilla municipal, evitando que sean encomendados a contratas privadas, esta crisis no puede ser excusa para ahondar en la privatización paulatina de unos servicios públicos más necesarios que nunca.

Es el momento de que el Ayuntamiento abandone la imposición y la unilateralidad en materia de relaciones laborales.

 



Teleasistencia

La sección sindical de ESK en el servicio de Teleasistencia de la CAPV ha cursado solicitud del cese de la actividad, hasta que se nos aseguren unas condiciones laborales mínimamente seguras. Tras ser desestimada por la empresa, ha sido notificado a la inspección de trabajo.

Damos a conocer a la opinión pública la situación por la que atravesamos las trabajadoras y trabajadores del Servicio Público de Teleasistencia del Gobierno Vasco, gestionado por la UTE Tunstall Televida – GSR – IMQ.

Tras la declaración del estado de alarma sanitaria hemos observado una incesante exposición de nuestro servicio en los medios de comunicación, sin que se hable de las condiciones en las que nos estamos viendo obligadas a trabajar, existiendo ya casos de contagio declarados dentro del servicio, sin que se hayan tomado las suficientes medidas preventivas y de seguridad laboral.

Esta empresa privada, con el silencio del Gobierno Vasco, está obstinada a seguir prestando el servicio a toda costa sin importarle nuestra integridad, escudándose en la declaración del servicio como esencial. Pero no todo vale.

Ahora necesitamos de la mayor protección que sea posible, para poder seguir atendiendo a las personas usuarias, no de una constante campaña mediática, por parte de la empresa para justificar su errática gestión del servicio. Debemos de extremar las precauciones para seguir atendiendo de las personas mayores y dependientes, personas que están en sus domicilios siguiendo escrupulosamente el confinamiento determinado por las autoridades sanitarias, no exponiéndolas a un riesgo innecesario.

Somos a quienes más nos preocupa el mantenimiento del servicio, pero esto no puede realizarse a cualquier precio. Por ello es preciso que el Gobierno Vasco determine con urgencia, cuál es la actividad asistencial mínima que requiere el servicio y con cuanto personal debe de realizarse. Dejar estas decisiones en manos de una empresa privada, que no mira más que por sus intereses, en las actuales circunstancias como en cualquier otro momento, es del todo irracional; somos personas atendiendo a personas, nunca lo olvidemos.

Como sección sindical y ante la gravedad de los hechos, se ha cursado solicitud del cese de la actividad, hasta que se nos aseguren unas condiciones laborales mínimamente seguras. Tras ser desestimada por la empresa, ha sido notificado a la inspección de trabajo.

A su debido tiempo se tendrán que depurar aquellas responsabilidades que resulten de las condiciones en las que se nos está obligando a trabajar. No necesitamos de tanta exposición vacía en los medios.

Trabajadoras y Trabajadores del Servicio Público de Teleasistencia, pertenecientes a la sección sindical de ESK.

 

 

Rocódromos de Gasteiz: recortes, mala gestión y preocupación

Mostramos nuestra preocupación por la mala gestión de los rocódromos del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz ante la crisis del COVID-19 y Leer más

Presiones e imposición en el Ayuntamiento de Gasteiz para hacer recortes

Tras 14 años sin negociar un convenio, el Ayuntamiento de Gasteiz aprovecha el COVID-19 para imponer recortes saltándose la normativa Leer más

Mala actitud del Ayuntamiento de Gasteiz y de Teleasistencia

Teleasistencia no garantiza la seguridad de su plantilla. El Ayuntamiento de Vitoria-gasteiz opta por la imposición en esta crisis del Leer más

Contra la institucionalización de la precariedad en el Ayuntamiento de Gasteiz

Hemos presentado ante Función Publica un proyecto para transformar estas plazas a jornadas del 100% utilizando el 0,25% del fondo Leer más
  • 1

 

53 muert@s + 1 desaparecido en 2020

en accidentes laborales