La falta de personal en verano impiden llevar a cabo las conciliaciones y perjudica a las personas que han perdido su empleo.

 

 

Ha llegado el mes de Agosto. Mes de vacaciones para muchas personas que tenemos empleo y mes de "vacaciones forzadas" para otras muchas personas que sufren una práctica que, por desgracia, viene a asentarse en el hacer de una patronal cada vez más agresiva contra los derechos de las personas trabajadoras.

Desde el sindicato ESK venimos observando como cada año, en estas fechas veraniegas, se producen más despidos y eso suele generar problemas añadidos a las personas que pretenden asesorarse o iniciar reclamaciones contra esas empresas ya que no siempre se encuentra a un asesor o asesora que pueda ayudar.

Por si esto fuera poco, ESK viene constatando que el colapso en la Delegación Territorial de Bizkaia del Departamento de Trabajo y Justicia del Gobierno Vasco motivado por la falta de personal en el mismo, está perjudicando seriamente la gestión de las reclamaciones de los trabajadores y trabajadoras que han sido objeto de despido.


El plazo para interponer, ante el Juzgado, demanda por despido es de 20 días hábiles (art. 103 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social), Este breve plazo es de caducidad.

El art. 63 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social exige, para acudir al Juzgado, el intento de conciliación previo ante el organismo administrativo competente (el citado Departamento de trabajo y Justicia del Gobierno Vasco).

Fuera de plazo

La presentación de solicitud de conciliación interrumpe el plazo, pero únicamente durante quince días hábiles (Art. 65 LRJS). El Departamento de Trabajo y Justicia del Gobierno Vasco está citando las conciliaciones para fechas que exceden de esos quince días hábiles con lo que el plazo de caducidad en los despidos para acudir al Juzgado  vuelve a correr a pesar de que no se haya celebrado la conciliación previa (requisito para presentar la demanda). El colapso es tal que una papeleta de conciliación por despido presentada el 9 de agosto ha sido citada para el 13 de septiembre con lo que transcurren 23 días hábiles, muy por encima de los 15 días que interrumpe la solicitud.

Esto está obligando a presentar en el Juzgado demandas por despido en las que falta la conciliación previa obligatoria, incumpliendo las exigencias del art. 63 de la LRJS y cargando sobre los trabajadores y trabajadoras así como sobre la administración de justicia la realización de trámites posteriores para subsanar el defecto de las demandas incompletas.

El Departamento de Trabajo y Justicia del Gobierno Vasco se está mostrando incapaz para dar respuesta a las obligaciones legales que la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social impone a las personas que sufren un despido, complicando la tramitación judicial del mismo a trabajadores, sindicatos, abogados, graduados sociales y administración de justicia, , hasta el punto que quienes acuden personalmente a la Delegación Territorial confiando en la Administración pueden ver sorprendida su buena fé y encontrarse con que su demanda por despido ha caducado por el trascurso de esos días hábiles que superan los quince días de suspensión del plazo.

Quienes comparecemos habitualmente ante la sección de conciliación constatamos, pese a la buena voluntad de los funcionarios, la falta de personal para la gestión de las conciliaciones por despido ya que ni se refuerza el servicio ni se sustituye al personal de vacaciones en la medida necesaria para cumplir las funciones que dicho departamento ha asumido y que se muestra incapaz de cumplir, perjudicando a las personas que han perdido su empleo.

 

Más noticias

40 muert@s en 2019

en accidentes laborales