Los pueblos demandamos una desescalada bélica en Ucrania y el fin de expansión imperialista; ¡No a la guerra, si a la vida!

 

Ucrania: ¡No a la guerra, si a la vida!
Foto: Público

 

« De nuevo los intereses económicos y geopolíticos de las  grandes potencias  amenazan la vida en Ucrania »


Los últimos días estamos viendo con extremada preocupación la escalada bélica en Ucrania que amenaza al mundo con un nueva guerra. De nuevo los intereses económicos y geopolíticos de las grandes potencias amenazan y/o condicionan la vida en Ucrania, un país que no ha dejado de estar en guerra desde el golpe suave pro-occidental del 2014 conocido como Euromaidan.

 

Expansionismo de la OTAN

Esta nueva crisis geopolítica está directamente ligada a una estrategia estadounidense, que utiliza el expansionismo de la OTAN en el este de Europa, que pretende rodear Rusia con el objetivo de aislarle y disminuir su área de influencia. En un territorio geoestratégico clave para el traslado del gas ruso, tener el control de esos territorios es de vital importancia para las potencias en disputa. A ello hay que sumarle el interés y la necesidad de los Estados Unidos y los lobbys asociados a sus intereses, de que Europa sea también un foco de tensión, dentro de una estrategia más amplia en su disputa con China.

La llamada “Revolución de colores” que fue el Euromaidan, fue una respuesta de grupos de derecha y ultraderecha con la ayuda de las potencias occidentales al acercamiento hacia Rusia del entonces presidente Ucraniano Yanukovich. Éste había anunciado en noviembre del 2013 un acuerdo de asociación comercial con la Unión Europea, al mismo tiempo que negociaba la ayuda económica de Rusia.

 

Apoyo del gobierno español

Desde entonces no hay paz en Ucrania y desgraciadamente a nadie parecen importarle las condiciones de vida de una población ucraniana cada vez más empobrecida. Atrapada entre los intereses de Estados Unidos y sus satélites como la Unión Europea, que una vez derrocado a Yanukovich en nada han mejorado las condiciones de vida de la población, y la parte este del país de mayoría rusa, que no quiere romper los lazos históricos, culturales y políticos con Moscú, la guerra y la precarización de la vida siguen castigando a una cada vez mas hastiada población Ucraniana.

En este situación debemos denunciar los tambores de guerra que nos llegan desde Ucrania, y el apoyo inequívoco del gobierno español a la estrategia belicista de la OTAN. El mismo partido que decía 'No a la OTAN' pero que cambio de chaqueta pasando por encima de la voluntad de popular de Euskal Herria, Catalunya y Canarias que votaron en contra de la incorporación a la Organización del Tratado del Atlántico Norte. De nuevo el centralismo Español se imponía a la voluntad expresada por los pueblos, tal y como había pasado con la constitución de 1978. Los pueblos, muy a nuestro pesar fuimos arrastrados en esta maquinaría de guerra que es la OTAN.

 

« Los pueblos demandamos una  desescalada bélica  en Ucrania y el fin de expansión imperialista de la OTAN »

 

No queremos ser cómplices

Quienes firmamos este manifiesto, decimos alto y claro que no queremos ser cómplices de la estrategia militar de la OTAN. Las más de 1.500 víctimas de los bombardeos sobre Yugoslavia en 1999, la guerra de Afganistán en el 2001 e Irak en el 2003 y sus terribles consecuencias, y la intervención en Libia en el 2011 entre otras muchas, siguen en nuestra memoria y no queremos seguir siendo colaboradores de más vulneraciones de los derechos humanos.

En este sentido, exigimos que el desmantelamiento de todas las bases militares estadounidenses existentes en nuestros territorios que forman parte de esta estrategia de guerra y destrucción; tales como Rota y Morón en Andalucia, el polígono de tiro de Bardenas en Euskal Herria, las bases y polígono de tiro en territorio Aragonés, las estructuras militares de los Estados Unidos en la isla Canaria de Fuerteventura, y la base de Bétera en el País Valencià entre otros. En contraposición a los países que no dudan en alimentar el conflicto nutriendo de armas Ucrania, abogamos por un modelo que exporte solidaridad, vida y paz con derechos y justicia social.

Para acabar el manifiesto, queremos hacer un emplazamiento a las partes implicadas para la resolución del conflicto. Es el momento del diálogo y la diplomacia, eso si, siempre que se respeten los acuerdos firmados, no como ha pasado con los Acuerdos de Minsk del 2015, que no ha sido respetado por el gobierno ucraniano. Es necesario poner fin a la maquinaria bélica de la OTAN y a la amenaza que supone para la estabilidad en el mundo. Instamos a la comunidad internacional a que busque a través del diálogo y la negociación acuerdos que pongan en el centro los derechos de todas las personas y todos los pueblos, poniendo fin a las amenazas y las hostilidades. Es por ello que los pueblos demandamos una desescalada bélica en Ucrania y el fin de expansión imperialista de la OTAN y clamamos no a la guerra y si a la vida.

 

 

¡Insumisión a todas las guerras! ¡Ni Putin, ni OTAN!

ESK se adhiere al manifiesto a favor de la objeción de conciencia y de la deserción en Rusia y en Leer más

Plan de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania

Os dejamos este resumen que hemos preparado sobre el Real Decreto-ley 6/2022 por el que se adoptan medidas urgentes en Leer más

Estupor ante la actitud del Gobierno español respecto a la ocupación del Sáhara

Exigimos del Gobierno español la suspensión del acuerdo con Marruecos y la aplicación de los acuerdos de la ONU celebrando Leer más

Guerra de Ucrania: denunciamos la actitud de Rusia, Ucrania, EEUU, OTAN y UE

Denunciamos la agresión rusa, la agresión ucraniana sobre las mayorías rusas y la actitud expansionista de la OTAN; exigimos mantener Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5