Denunciamos que la muerte como la Yolanda son ocultadas por unas administraciones que no quieren ver la realidad de las personas sin hogar y que no hacen lo suficiente para que todas las personas sean atendidas como necesitan y como se merecen.

 

Protesta por la muerte de Yolanda, persona sin hogar de Vitoria-Gasteiz
Foto: Berria

 

La Iniciativa por el Derecho a Techo y contra la Exclusión Social de Gasteiz lamenta y denuncia el reciente fallecimiento de Yolanda, vecina de Gasteiz de 42 años, que aparecía muerta el pasado miércoles en el frontón habilitado para atender a personas sin hogar en Lakua.

Las personas, movimientos sociales y sindicatos que formamos la Iniciativa nos sumamos al dolor de su familia y amistades. La sociedad vasca del siglo XXI no ha superado aún una de las mayores y más duras situaciones de exclusión social: vivir en la calle, no tener un hogar. Queremos recordar que la esperanza de vida es 20 años menor en la gente que duerme en la calle.

 

325 personas en Araba en 2018

Según el estudio realizado por el Centro de Documentación sobre Servicios Sociales y Política Social (SIIS), que elabora desde 2012 un censo de personas sin hogar y en riesgo severo de exclusión en Euskadi, en 2018 Álava contabilizaba 325 personas en situación de exclusión residencial grave. 133 eran mujeres, quedando excluidas de este recuento las personas migrantes en tránsito y las personas refugiadas.

Según datos del propio Ayuntamiento de Gasteiz, hace tan solo diez días, el 8 de mayo, 43 personas dormían en el frontón de Lakua y 11 más en el gimnasio de Pío Baroja, que se suman al centenar de personas atendidas de manera estable en recursos municipales como el CMAS, Aterpe, Casa Abierta o Arquillos. Antes de recluir a estas personas en frontones o gimnasios debido a la pandemia, en otro acto absurdo, la policía municipal había identificado a personas que se encontraban en la calle al no poder pasar el día en el recurso municipal en el que estaban.

 

2.000 personas sin hogar en Euskadi

Pero además de las personas que viven en la calle, hay otras muchas que no tienen un hogar aunque están viviendo en algún servicio residencial, o en viviendas que no reúnen los requisitos mínimos recomendables; en total cerca de 2.000 personas en Euskadi no tienen, en pleno siglo XXI, un hogar donde vivir. Entre ellas, no podemos olvidar al centenar de personas, con más de veinte menores, que reside en las viviendas municipales abandonadas de Olarizu, sin tener siquiera acceso al agua, bien imprescindible para mantener una mínima higiene.

El sistema socio-económico en el que vivimos mantiene la exclusión social como un fenómeno estructural y creciente. En concreto el sinhogarismo permanece intacto en los últimos años, alimentado por un sistema injusto que deja de lado a las personas. Queremos poner el foco sobre las personas que no tienen una casa pero sobre todo, sobre las instituciones que no hacen nada por garantizar el derecho a la vivienda que tenemos reconocido.

 

¿No hay capacidad para apoyarles?

¿No hay acaso capacidad para apoyar a poco más de un centenar de personas en nuestro territorio para que no sigan en la peor de las precariedades? ¿es así como conciben el Sr. Gorka Urtaran y el Sr. Ramiro González el bien común?

Desde la Iniciativa por el Derecho a Techo y contra la Exclusión Social de Gasteiz, volvemos a solicitar al Ayuntamiento de Gasteiz y a la Diputación Foral de Araba, que pongan todos sus esfuerzos en evitar que siga habiendo personas sin hogar en nuestra ciudad y nuestra provincia, tal y como hicimos el pasado 15 de noviembre en una moción que fue rechazada en el Pleno del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz por los votos contrarios a la misma de PNV, PSE y PP. Volvemos a solicitar, una vez más, la ampliación urgente de los recursos habitacionales para personas en situación de exclusión residencial y la creación de todas las plazas necesarias para atender dignamente y de manera adecuada a todas las personas que lo necesitan.

También pedimos a la sociedad, a cada una de las personas de Euskadi, que amplíen su mirada hacia las personas sin hogar, que no las conviertan en invisibles. Que les reconozcan como personas, como conciudadanos y conciudadanas, con sus derechos y su dignidad y que se sumen a la denuncia de algo que no debería pasar y que no queremos ver, pero que está pasando.

 

Silencio de las administraciones

Nadie debería de morir en la situación en que ha muerto Yolanda.

Y es por eso que desde estas líneas queremos denunciar que muertes como la del pasado miércoles son ocultadas por unas administraciones que no quieren ver esa realidad y que no hacen lo suficiente para que todas las personas sean atendidas como necesitan y como se merecen.

 

Sacudámonos la pandemia. Rearmemos el movimiento por el cambio social

ESK, como organización sindical de clase y combativa, hacemos nuestro humilde análisis tras esta pandemia que ya está condicionando nuestro Leer más

Osakidetza incumplió la normativa de prevención de riesgos laborales

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) sentencia que Osakidetza puso en riesgo la salud de sus trabajadores Leer más

Resumen del Real Decreto-l 24/2020. Prórroga de ERTEs (COVID)

Hemos preparado este pequeño resumen del Real Decreto 24/2020 en el que se prorroga la aplicación de ERTEs relacionados con Leer más

El ayuntameinto de Gasteiz sigue sin tomar medidas en materia de vivienda

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz sigue sin prestar la atención que las vecinas y vecinos sin techo se merecen. La situación Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19

 

Más noticias

44 muert@s + 2 desaparecidos en 2020

en accidentes laborales