Exigimos a las administraciones y a las empresas responsables que de una vez por todas tomen medidas efectivas para acabar con los accidentes laborales.

El pasado viernes, 30 de agosto, un trabajador de apenas 26 años de edad murió en Lezo en accidente laboral. Unai, que residía en Malerreka (Nafarroa), falleció mientras reparaba la rueda de una grúa y era trabajador de la empresa RECACOR.

Con la de Unai son ya 31 los trabajadores muertos en Euskal Herria durante 2019 una situación que desde ESK queremos denunciar una vez más y por la que exigimos a las administraciones y a las empresas responsables que de una vez por todas tomen medidas efectivas. Las trabajadoras y los trabajadores tenemos derecho a volver vivos del trabajo, estamos hartas de esta ruleta rusa en la que nunca sabemos si volveremos a casa. No queremos más planes ni  medidas que o no se cumplen o son ineficaces nuestras vidas valen más que sus beneficios.

 

En el año de la COVID, la salud laboral sigue siendo la asignatura pendiente

El año 2020, 70 personas han muerto en su puesto de trabajo. Solicitamos medidas urgentes a los gobiernos de la Leer más

Lagundu argitzen

Nos hemos presentado como Acusación Popular en el juicio por del desastre de Zaldibar. Para hacer frente a los costes Leer más

ALDAKETALDIA: recordando a Zaldibar; para vivir y dejar vivir

Animamos a toda la afiliación y ciudadanía en general a participar activamente en Aldaketaldia, una iniciativa en favor de la Leer más

Denunciamos el incremento de muertes en trabajos precarios

La mayoría sindical vasca se moviliza para denunciar el incremento del número de fallecidos por trabajos precarios. Exigimos medidas inmediatas Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7

 

16 muert@s + 1