La dirección del hospital de Basurto, en lugar de confiar en la responsabilidad de sus profesionales, ha constituido un grupo que vigilará estrechamente el cumplimiento de las medidas de distanciamiento, uso de mascarillas, higiene de manos, agrupamiento de más de tres personas..., sometiendo a los trabajadores a una vigilancia cuasi policial, así como amenazando el incumplimiento con sanciones disciplinarias.

Sin embargo, siguen sin considerar las frecuentes denuncias, interpuestas tanto por los sindicatos como por los trabajadores, sobre el retén de celadores y el local de ambulancias, entre otras estancias, los cuales no reúnen las condiciones necesarias para guardar la distancia de seguridad ni para mantener dichos espacios ventilados.

Consideramos que la vigilancia a la que se pretende someter a los trabajadores es propia de un régimen dictatorial en el que todo es válido. Los profesionales de Sanidad han estado y siguen estando sometidos a una fuerte presión y a un elevado nivel de estrés debido a la crisis provocada por la pandemia y no es justo aumentar estos con una vigilancia intensiva de sus movimientos y una amenaza de sanciones.

Podéis leer la nota mandada por la dirección pulsando en este enlace

Siguiendo con las medidas complicadas de cumplir, la direccion de la OSI Bilbao Basurto ha mandado otro email en el que establece que las áreas de descanso para tomaer un tentempié a media mañana, conocidas popularmente como jabeduas, se limita su aforo a una única persona y se reduce su tiempo de uso a 5 minutos, cuando el acuerdo regulador de condiciones de trabajo de Osakidetza delimita en 15 los minutos de pausa si la jornada supera las 6 horas.

Más noticias

El próximo 12 de enero nos concentraremos en el ambulatorio de Doctor Areilza a las 13:30 horas y el día 19 haremos lo propio en Rekalde.