Como ya sabéis, recientemente se ha establecido a nivel estatal un protocolo de desescalada por fases para la progresiva incorporación de la plantilla de Telefónica a la actividad diaria en las centrales. En el mismo se establecen una serie de medidas para la reincorporación progresiva en cuatro fases, en función de la evolución de los acontecimientos, a imagen y semejanza del plan establecido por las autoridades a nivel estatal.

Recordemos que esos planes de desescalada, tanto en Telefónica como a nivel externo, están supeditados al levantamiento del estado de alarma con el objetivo de ir incrementando progresivamente las actividades que requieran presencia física.

Pues bien, desde ESK hemos creído necesario establecer un control provincial de la implantación de estos protocolos, ya que en todos los territorios las realidades no tienen por que ser las mismas, y la velocidad de su implantación puede quedar supeditada a estas realidades.

En ese sentido, ESK hemos presentado en los Comités de empresa donde tenemos presencia diferentes iniciativas para que ese control y la gestión del protocolo de desescalado se realice desde los Comités provinciales, y por extensión desde los y las delegadas de prevención.

Solicitábamos el establecimiento de una comisión de seguimiento semanal formada por la empresa y la representación de los y las trabajadoras, donde se pudiera gestionar de manera local todo lo relacionado con las fases establecidas en el protocolo de desescalada. Veíamos la necesidad de esta comisión de seguimiento provincial para conocer la concreción de los datos de incorporación progresiva de la plantilla, así como el cumplimiento de las medidas de seguridad obligatoriamente necesarias para el mismo.

Lamentablemente, esta solicitud, aprobada de forma unánime por todos los Comités de Empresa donde ESK tenemos representación, ha sido rechazada por la empresa bajo el argumento de que ya existe una Comisión de Seguimiento a nivel estatal con la presencia de las organizaciones sindicales más representativas.

ESK denunciaremos ante la Inspección de Trabajo la imposibilidad de poder ejercer las funciones de nuestra representación legal en materia de prevención

A ESK nos parece irresponsable la actitud de la empresa. La negativa a que la representación legal de los y las trabajadoras a nivel provincial pueda participar en la gestión de la vuelta progresiva a los centros de trabajo es una CACICADA con mayúsculas que impide a los y las delegadas de prevención ejercer su labor.

Para finalizar, también es criticable la actitud de CCOO y UGT en todo este proceso, porque una vez más se han dedicado a asumir un marco de relaciones en este asunto absolutamente centralizado, sin exigir a la empresa, como hubiera sido deseable, la exigencia de participación de los comités provinciales en la gestión del protocolo a nivel local, y si bien, es cierto que a nivel local están apoyando la creación de esas comisiones provinciales, la realidad es que no hemos observado el mínimo interés en exigir a sus representantes en el C.I. su concreción.

#bizitzaerdigunean

 

Más noticias