La multinacional busca seguir obteniendo la mayor rentabilidad económica a costa nuestra, poder presionar a las y los trabajadores en la negociación de los convenios colectivos y  presionar a los gobiernos para que legislen a su medida e implantar la política del miedo y el chantaje.

 

un operario trabaja en Arcelor Mittal de Zumarraga



Ante el alargamiento del ERTE en todas las plantas de Arcelor Mittal hasta, como mínimo, el año 2022, los sindicatos CSI, CGT, ESK y LAB queremos trasladar a la opinión pública lo siguiente:

  1. Llevamos sufriendo este ERE temporal de forma ininterrumpida desde el año 2009. Con la prórroga del mismo por otros 3 años (la Dirección General de Trabajo ha limitado a dos años la prórroga del ERE), las y los trabajadores lo vamos a sufrir 12 años. Esto no es un ERE temporal. Es simplemente, un abuso y un fraude.

  2. La empresa no ha presentado ninguna documentación que justifique prolongar el ERTE. No lo puede hacer porque no existe ninguna causa para ello. La empresa ha declarado millones de beneficios este año. Está comprando acerías como la italiana Ilva. Casi todas las instalaciones se hallan al 100% de ocupación. En algunas plantas se están realizando horas extras.

  3. El ERE temporal es una medida excepcional dirigida a evitar medidas traumáticas como despidos. Desde el año 2009 se ha destruido una gran cantidad de empleo en todas las plantas.  En las plantas vascas se ha destruido más del 50 % del empleo en este período. Solamente en los últimos 4 años se han destruido 915 puestos de trabajo. Sin embargo, no se ha perdido sino que ha sido en su mayor parte sustituido por trabajadores y trabajadoras de subcontratas y ETTs. Es decir, que responde a una política de empresa en todo el grupo, destruyendo empleo de calidad por empleo más precario y barato, con el objetivo de multiplicar los beneficios empresariales, ahorrando costes fijos a costa de las y los trabajadores. Somos las y los trabajadores quienes hemos sufrido la avaricia de la multinacional.

  4. La empresa se ampara en una normativa derogada en el año 2012 pero vigente cuando se aprobó el ERE en el año 2009 para poder prorrogar el ERTE del año 2009. Con la normativa actual sobre EREs la empresa no podría prorrogar el mismo, sino que debiera presentar la documentación y acreditar las causas, siendo objeto de negociación del mismo. Pero a la multinacional no le interesa porque no existen razones para el ERTE.

  5. Puesto que la comisión negociadora del ERTE es la del año 2009, en la actualidad hay miembros de esa comisión negociadora que no ocupan ningún cargo sindical. Es decir, son meros trabajadores. Nadie los ha elegido hoy para que actúen o firmen en nombre de las y los trabajadores. Podrá ser una actuación conforme a derecho, pero es absolutamente poco ética, antidemocrática e inusual. En la práctica supone una alteración de la voluntad manifestada por las y los trabajadores.

Por todo ello, los sindicatos CSI, CGT, ESK y LAB nos oponemos rotundamente a este ERTE. La multinacional lo que busca con esta medida es seguir obteniendo la mayor rentabilidad económica a costa nuestra, utilizándola como moneda de cambio para presionar en primer lugar a las y los trabajadores para obtener mayores ventajas en la negociación de los convenios colectivos y en el día a día,  y también para presionar a los gobiernos de todos los niveles, para que legislen a su medida e implantar la política del miedo y el chantaje.

En esa implantación de la política del miedo la empresa tiene quién le eche una mano: los sindicatos UGT, CCOO, USO, quienes desde el año 2009 le han aprobado ininterrumpidamente todos los ERTEs, sin cuestionarse el ataque que supone para las y los trabajadores, sin cuestionarse que no corresponde con la situación real de la empresa. Todo se justifica bajo la amenaza del mal menor: “ y si nos quitan los complementos salariales, y si nos cierran, y si…”. Y, a pesar de todo ello o precisamente por ello, la pérdida de empleo y de derechos laborales es una realidad en nuestras acerías.

Frente a este sindicalismo derrotado, los sindicatos CSI, CGT, ESK y LAB hemos decido alzar la voz y decir ¡Basta ya! Somos muchas y muchos quiénes hemos decidido hacer frente a esta política de chantaje y miedo. Frente a quienes nos quieren aislados, hemos decidido organizarnos y tejer alianzas. Es hora de recuperar derechos y garantizar el futuro. Realizaremos una campaña conjunta de denuncia del ERTE en los centros de trabajo. Tampoco descartamos realizar acciones concretas y movilizaciones conjuntas.

 

Más noticias

33 muert@s en 2019

en accidentes laborales