Nuestra compañera Minerva sufre un proceso de acoso por su labor sindical en EDE Fundazioa - Fundacion EDE. Estas son las palabras de Minerva en relación al juicio que mañana se celebrará contra esta entidad 'sin ánimo de lucro' por vulneración de Derechos Fundamentales.

 

 

Defiendo la verdad y busco la reparación

¿Qué pasa cuando te ponen un despido disciplinario encima de la mesa por ir a declarar a la inspectora de trabajo, después te castigan con un mes de empleo y sueldo (falta muy grave, la cual queda en tu expediente) y posteriormente llaman para revocar tu sanción?

Pues pasa que es el colofón de un camino, pues pasa que tu corazón una vez más en esta entidad se rompe, pues pasa que te enfadas, y pasa que te siguen arrinconando.

Además de esto, ocurre que puede que te llegues a cuestionar si realmente hay causas reales para este castigo, como si fuera la consecuencia lógica de un mal comportamiento mío. Pero todo esto se desvanece cuando te encuentras con personas, que como yo, no miran hacia otro lado y no consienten que sus derechos sean vulnerados. Son personas, que como yo, tienen que probar delante de un juzgado o fuera de él que dicen la verdad y que solo revindican sus derechos más básicos.
Son muchas las personas que han dejado su vida para que cada una de nosotras disfrutemos de cada uno de los derechos, y una entidad, como la mía, tendría que ser impoluta en la ejecución de los mismos. Una entidad, como la mía y las personas que la componen, no puede permitirse el lujo de seguir aplicando la idea de que para salvarse hay que deshacerse de personas, soltando lastre o aislándolas.

Esta actuación de la dirección de la entidad cansa, enfadada y humilla. El trato que se me ha dado tanto a mí como a aquellas personas que parece que estamos en el “lado Oscuro” (haciendo uso de una expresión utilizada por dirección) busca humillar, desacreditar, minusvalorar, aislar y anular. Y esto provoca que compañeras y compañeros miren hacia abajo mientras estas acciones suceden a su lado. Una entidad, que tiene como objeto estar con las y los vulnerables, ha de garantizar la diversidad de opiniones y el derecho básico a reclamar los derechos laborales de los que nos hemos dotado. No podemos reivindicar la dignidad para las y los otros y tratar de manera indigna a las personas que forman, construyen y constituyen esta entidad.

Voy al juzgado con el corazón encogido, la cabeza alta y con el firme propositivo de que se me repare del daño que se me está ocasionando. Reparación de daño y reconciliación con mi cuerpo que ha transitado la violencia estructural.

Mila esker a cada una de las personas que trabajan por que el mundo sea justo.

Minerva Leon.

Más noticias

29 muert@s en 2019

en accidentes laborales