En Osakidetza hemos pasado de tener bolsas de basura como EPI, a mascarillas que no protegen. Desde un inicio ha discriminado a su personal en el reparto de EPIs, en función de su categoría.

 

 

Falta de EPIs

Desde el comienzo de esta pandemia asistimos con preocupación el “desabastecimiento” de los imprescindibles Equipos de Protección Individual (EPI). Se han llegado a utilizar bolsas de basura a modo de EPIs. El pasado 8 de abril, ESK denunció a Osakidetza en los tribunales por seguir gestionando mal y de forma caótica la distribución de material de protección, obligando al personal a utilizar equipos de un solo uso de forma repetitiva u obligando a lavarlos y esterilizándolos. También por estar obligando a seguir usando los EPis todo un turno de 8 horas, aumentando los casos de contagio por parte del personal sanitario, o barbaridades como decir a las plantillas que reutilicen las mascarillas durante una semana de trabajo.

A medida que los equipos de protección se han ido acabando, los protocolos se han adaptado, diferenciando en función de la categoría profesional y dejando al personal celador con equipos menos seguros. Pese al contacto directo que tienen celadores y celadoras, sus equipos de trabajo han sido diferentes a los de otras categorías, lo que ha generado malestar entre el personal, que se siente desprotegido, maltratado y discriminado.

 

Llegan mascarillas que no protegen

El pasado día 13 de abril el INSST (Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo) verificó que las mascarillas Respirator Mask N95 de la marca Garry Galaxy no cumplía la normativa europea. A raíz de este estudio desde Sanidad se ha decidido retirarla.

Se da la circunstancia que Osakidetza ha es tado proporcionando esta mascarilla a la plantilla de diferentes OSIs para protegerse ante el COVID-19, como si fuera una mascarilla FFP2 A la vista del dictamen del INSST, este personal ha estado trabajando en condiciones de desprotección, o cuando menos, con un nivel de protección inferior requerido.

Ante esta situación ESK considera que se debe realizar un test PCR a todo el personal que haya estado prestando asistencia utilizando esta mascarilla. Por eso instamos al Servicio Corporativo de Prevención de Osakidetza a que así lo indique para evitar así diferencias entre afectadas de diferentes OSIs.

Desde ESK animamos también a las y los trabajadores afectados a cumplimentar el modelo de reclamación que facilitamos. Se deben llevar dos copias de esta reclamación y meterlas por registro. Desde ESK os pedimos que nos traigáis una copia de esa reclamación para que podamos hacer seguimiento de la misma.

 

 

¿Al profesorado de los euskaltegis no se nos vacuna?

El riesgo de nuestro trabajo no es menor que el de un profesor o profesora de Primaria, así que, ¿por Leer más

El Gobierno Vasco incumple la estrategia de vacunación COVID

El Gobierno Vasco incumple la estrategia de vacunación del personal de supermercados y autobuses sin dar ninguna explicación y sin Leer más

Prórroga de los ERTEs y las medidas sociales

Los ERTEs y medidas sociales se prorrogan hasta el 31 de mayo de 2021. Leer más

Fraude en las vacunaciones, ahora en el centro Jesús María de Bizkaia

Una de las responsables que ni siquiera trabaja en el centro se vacunó saltándose el protocolo. La plantilla que tiene Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24

 

16 muert@s + 1