La realidad de la vivienda, más allá de la propaganda gubernamental, es demoledora. Del 15 al 19 de enero se celebra este encuentro en Gipuzkoa para buscar soluciones a este problema. El viernes 17 se celebrará una concentración.

 

 

El encuentro bianual de la Coalicion Europea por el Derecho a la Vivienda y a la Ciudad (European Action Coalition for the Right to Housing and to the City) se celebrará los días 15 al 19 de enero en Gipuzkoa organizado por Stop Desahucios Euskadi dentro de la actividad internacional PAH.

A este encuentro acuden representantes de colectivos sociales que trabajan en 20 países europeos en defensa del derecho a la vivienda y a la ciudad, y representa un foro de debate sobre estrategias, acciones, y soluciones a la problemática de la vivienda en Europa. Una coalición necesaria y fundamental en un espacio europeo al servicio de las finanzas y de políticas de austeridad que vulneran derechos fundamentales y agravan la desigualdad en todas las dimensiones de la vida. La vivienda representa un grave problema que incide en la pobreza y la exclusión social que afecta a más de cien millones de europeos (23%).

 

En la Unión Europea falta regulación

En la UE son necesarias normas básicas para controlar los alquileres en el sector privado, incrementar la oferta de viviendas sociales de alquiler, o acabar con la austeridad impuesta por el Tratado de Maastricht, que limita la inversión y la financiación en vivienda social. Por eso vamos a debatir sobre los desahucios sin alternativa habitacional, como generar vivienda pública para el alquiler social, movilizar la vivienda deshabitada, combatir la especulación y la financiarización, afrontar la accesibilidad, la pobreza energética, o la acogida de refugiados. También revisar el apoyo a la Iniciativa Ciudadana Europea-Housing For All para solicitar a la Comisión Europea que tramite propuestas legislativas en materia de vivienda.

Este encuentro se realiza en un momento histórico excepcional en el estado español. Vivimos una emergencia habitacional debido a la estafa y abusos financieros, a la reducción de la inversión pública, al escaso parque público de alquiler, a la intervención especulativa de grandes “fondos buitre” como Cerberus o Blackstone cuyas SOCIMIS no pagan impuestos, a las condiciones precarias de miles de familias que dedican mas del 40% de sus ingresos a gastos de vivienda, o a la gentrificación en las ciudades destruyendo vecindades de clase trabajadora para sustituirlas por residentes mas ricos, Además, se acaba de elegir un nuevo ejecutivo que recoge en su programa el derecho a la vivienda como una prioridad de las políticas públicas.

 

Situación en la CAV

Euskadi no escapa a esta emergencia habitacional, a pesar de que la lucha en la última década ha dado resultados positivos; como el carácter permanente de la calificación de viviendas de protección oficial, los alojamientos dotacionales para jóvenes, la gestión pública de viviendas de alquiler social, incluido el programa Bizigune de captación de vivienda vacía, el compromiso del Parlamento Vasco para aplicar el Dictamen Desc de Naciones Unidas, que prohíbe los desahucios sin alternativa habitacional, o la Ley de Vivienda Vasca, aunque desde el poder se esté retrasando su aplicación y su desarrollo.

La realidad, más allá de la propaganda gubernamental, es demoledora. Cada año desde que se inició la estafa inmobiliaria más de 1.200 familias son desahuciadas por ejecución hipotecaria o incapacidad de pagar el alquiler. Uno de cada cuatro vascos tiene dificultad para acceder a una vivienda digna. 50.000 hogares son insalubres y en 25.000 hay hacinamiento. 233.000 personas viven en pisos con gastos excesivos que no pueden pagar (Informe Foessa). Los retos son enormes y los recursos totalmente insuficientes. Mientras en la mayoría de los países europeos se dedica el 1% del PIB a vivienda, en Euskadi se ha aprobado el 0,19%. Frente a una media del 15% de viviendas de alquiler social en la UE aquí apenas se llega al 2% del total de viviendas. Por ello Stop Desahucios Euskadi ha aprobado el Manifiesto de medidas urgentes ante la emergencia habitacional, apoyado por organizaciones sociales, sindicatos, y partidos políticos de Euskal Herria.

 

17 de enero concentración

Dentro de las actividades del encuentro internacional apoyaremos una concentración el 17 de enero en el barrio de Benta Berri, organizada por la Asociación de Vecinos Alokairu, para denunciar la irrupción de los “fondos buitre” en el mercado de la vivienda. No podemos aceptar que los espacios para la vida sean ahora complejos productos financieros que son empaquetados para que los fondos de inversión puedan especular con ellos.

Hay dificultades comunes en muchos estados europeos y esperamos que este encuentro sirva para intercambiar experiencias, iniciativas, y alternativas para construir una sociedad más igualitaria y más justa en la que la vivienda sea efectivamente un derecho y no un negocio.

 

El Ayuntamiento de Gasteiz sigue sin tomar medidas en materia de vivienda

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz sigue sin prestar la atención que las vecinas y vecinos sin techo se merecen. La situación Leer más

Denuncia al Gobierno Vasco por venta fraudulenta de 500 viviendas en Gasteiz

Denuncia en el Juzgado de Guardia de Gasteiz de la Venta fraudulenta del Gobierno Vasco a la empresa Catella de Leer más

Denunciamos la muerte de Yolanda, gasteiztarra de 42 años sin hogar

Denunciamos que la muerte como la Yolanda son ocultadas por unas administraciones que no quieren ver la realidad de las Leer más

¿Qué pasará con las personas sin hogar cuando llegue la “nueva normalidad”?

Para salir unidas como ciudad y como sociedad, no hay otra opción que no dejar a nadie atrás, las personas Leer más
  • 1
  • 2
  • 3

 

Más noticias

47 muert@s + 1 desaparecido en 2020

en accidentes laborales