En los últimos 10 años, concretamente desde los Presupuestos de 2012, últimos que consiguió sacar adelante el Gobierno del Lendakari Patxi López (PSE-PSOE), con el apoyo del PP, no ha habido partida presupuestaria que haya sido peor tratada que la destinada a las prestaciones sociales del Gobierno vasco, precisamente una partida que, por ir destinada a las personas más frágiles de nuestra sociedad, la gente pobre, debería ser especialmente cuidada.

 

 

El año que viene la RGI habrá subido un 3%, la PCV un 10% y las AES, que no son un derecho, sino una ayuda sujeta a la existencia de presupuesto, verán reducido su importe global en 5 millones de euros, una cantidad que supera el 20% de la presupuestada el año pasado.

En el año 2013, la RGI mensual de una unidad de convivencia de una sóla persona era de 616,13 €. El año que viene, será de727,41 €. Esto supone que, en 10 años la RGI habrá aumentado su importe en 111,28 €. Para tener una comparación apropiada de lo que supone esta subida, hay que mirar hacia atrás; hay que ir hasta los Presupuestos de 2012 y traer a colación el gran recorte estructural que supuso acabar con la indexación de la RGI al SMI, tal como está todavía contemplada en la Ley 18/2008, de la RGI. Si se hubiera mantenido la RGI con su valor del 88% del SMI, tal como establece la Ley de 2008, con un SMI, que el año que viene será de 1.145 € (en 12 pagas), la RGI ascendería a 1.007,57 €, 280,17 € más que la RGI de 727,4 €, que será la resultante de aplicar la subida del 3% al importe de 706,22 € de la RGI actual. Esto implicaría, que de no haber tenido que soportar semejante asalto a la RGI en 2012, el año que viene esta supondría un 38,5% más que la RGI que vamos a tener.

Junto a ese recorte estructural que se cargó la indexación de la RGI al SMI (el cual ha crecido desde los 752,85 € que suponía en 2013, hasta los 1.145 € de 2022, un 52%), se produjo el tijeretazo del 7%: un recorte de las prestaciones sociales vascas, que la RGI y la PCV jamás lograron recuperar, a pesar de que la medida se adoptó con carácter coyuntural, hasta remontar la Gran Recesión de 2008-2013.

La PCV, se ha mantenido durante la última década en 250 € mensuales, por lo que su subida a 275 € para el año que viene, no deja de ser una subida mínima, contemplada, no sólo con esta perspectiva temporal, sino también, y, sobre todo, en relación al incremento de los alquileres de la vivienda, a que esta prestación va destinada.

En 2021 la partida presupuestada para la RGI+PCV ascendió a 459,5 millones de euros. La presupuestada para 2022 es 432,45 millones de euros, es decir, sufre una bajada de 27 millones de euros, casi un 6% sobre el año anterior. Resulta repugnante comprobar que se pueda asistir a tal retroceso en una partida que debería estar blindada ante tanta pobreza como todavía tenemos que soportar. Y más aún, si nos percatamos de los 35 millones de euros que tiene previsto ahorrarse Lanbide por el pago que efectúa la Seguridad Social del Estado, a los 15.600 perceptores del IMV (Ingreso Mínimo Vital), que también cobran RGI.

No hemos escuchado que el Consejero de Hacienda, Sr. Azpiazu, haya aludido a que se espera, en el año 2022, un importante retroceso en el número de unidades de convivencia perceptoras, que estaban, el pasado mes de noviembre, en 52.839, un dato similar al 52.455 de diciembre de 2019. Con el apoyo inesperado y casi gratuito que le ha prestado, EH Bildu, algo que nos ha parecido deplorable a ARGILAN-ESK, es evidente que el Gobierno PNV-PSE, se han sentido suficientemente legitimados para que no hayan tenido ninguna dificultad en montarse el discurso clásico de quienes se presentan como adalides de un presupuesto plenamente social.

Sea como sea, las cifras que hemos dado en esta nota de prensa, nos reafirman en lo que hemos dicho al principio: los Presupuestos del Gobierno Vasco siempre se han hecho de espaldas a las personas pobres y excluidas, pero en la última década, se han alcanzado niveles alarmantes; y, para más inri, de cara al próximo año, en que se nos quiere mostrar un horizonte de salida de la crisis de la pandemia Covid 19, una vez más, se deja fuera a la gente que más deberíamos cuidar.

 

¿Por qué los presupuestos 2022 son tan inhumanos con la RGI,PCV y AES?

En los últimos 10 años, concretamente desde los Presupuestos de 2012, últimos que consiguió sacar adelante el Gobierno del Lendakari Leer más

¡No es posible acabar con la pobreza sin cambiar el modelo!

Este año, el Día Internacional de la Lucha contra la Pobreza – que tiene lugar el 17 de octubre – cae en Leer más

Fallece un vecino de Gasteiz al que el Servicio Vasco de Salud se negó a operar por no tener domicilio

Foto y artículo: El Salto Diario Desde Argilan-esk ya denunciamos este caso como "la tormenta perfecta de inhumanidad institucional” por Leer más

Muere un gasteiztarra por la dejadez de las instituciones

Desde la Iniciativa por el derecho a techo y contra la exclusión social, a la que pertenece Argilan-ESK Araba, nos Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4