En la nómina de febrero se van a abonar los atrasos correspondientes a los devengos circunstanciales derivados de las actuaciones en las disponibilidades que ya debían haber sido percibidos en septiembre del 2016 y marzo del 2017, pero que no fueron satisfechos por la empresa y que, a consecuencia de ello, los y las trabajadoras se vieron abocados a presentar demandas individuales.


Lo curioso del asunto es que, cuando de manera generalizada esas demandan las ganan los y las trabajadoras, (no quedándole a la empresa otra salida que pagar lo que corresponde), ahora salgan CCOO y UGT de manera triunfal a apuntarse tantos. Mientras UGT dice que ha “tutelado” las demandas individuales, (gracias chic@s, ya le vamos a decir a nuestra asesoría jurídica que os pase la minuta para que la tutela sea completa), CCOO reconoce que es la plantilla la que ha ganado el pulso a la empresa (vale, por fin estamos de acuerdo en algo).


ESK lo único que esperamos es que si son tan buenos negociadores y tan eficaces como dicen en sus comunicados de autobombo, no se les haya olvidado reclamarle a la empresa también el 10% de interés de demora que les corresponde tal y como ha determinado el juez en las demandas ganadas por l@s trabajadores que decidieron utilizar la asesoría de ESK ( sin tutelas de nadie, ni gaitas…).


Y para finalizar, y a sabiendas de que nos acusarán de demagogia o cosas peores, ahí va la pregunta puñetera, ¿no hubiera sido mejor no haber firmado las disponibilidades obligatorias y así nos libraríamos de todos estos problemas?. Pues eso.

Nos teneis a mano / Eskutan gaituzue

 

 

 

 

Más noticias