En la CAV hemos manteniendo un “pacto” para que el sector comercial sea más respetuoso con el equilibrio del sector y con las condiciones laborales. Pero no todos y todas han aceptado ese equilibrio.

 


En todos estos años en la Comunidad Autónoma Vasca pese a cambios legislativos que nos han querido imponer, hemos resistido manteniendo un “pacto” entre todas y todos que ha mantenido en general unas costumbres que han hecho que nuestro sector comercial sea más respetuoso con el equilibrio del sector y con las condiciones laborales de todas las trabajadoras y trabajadores tanto del comercio como de otros sectores que se puedan ver negativamente repercutidos con la liberalización de horarios y días en comercios (tanto autónomas/os como trabajadoras/es a cuenta ajena).

Pero no todos y todas han aceptado ese equilibrio. La liberalización comercial es un deseo que de la mano de las grandes cadenas, algunas instituciones y cargos públicos se encargan de recordárnosla cada año, incitando a todas/os las/os comerciantes a que abran sus comercios en domingos y festivos con mentiras como la de que aumentarán sus ventas. Estamos cansadas de que se legisle a favor de las grandes cadenas comerciales y multinacionales y se nos intente engañar diciendo que se aumentará el consumo en el pequeño comercio si abrimos en domingos y festivos; hartas de que se diseñen ciudades y zonas comerciales al gusto y las necesidades de las grandes cadenas, lejos de promover pueblos y barrios con variedad de comercios que den empleo estable y al servicio de quienes viven y trabajan en ellos. Basta de mentir y manipular diciendo que aumentará el empleo o las ventas teniendo el comercio abierto en diferentes acontecimientos, para los turistas, para los estudiantes y un sin fín de excusas para promover los objetivos de las grandes cadenas, queremos ciudades diseñadas para las personas que viven y trabajan en ellas.

Pero a día de hoy este equilibrio del sector comercial de la Comunidad Autónoma Vasca se ve amenazada de nuevo por sobre todo algunas grandes cadenas del sector de la alimentación como son los Carrefour Express, Simply, Supercor (perteneciente a el Corte Ingles) o Coviranes entre otros que a lo largo de nuestro territorio han ido poco a poco instaurando un modelo abierto todos los días del año y con horarios de sol a sol. Nos preocupa gravemente que algunos/as de ellas/os sean pequeños comerciantes (que a veces actúan bajo grandes marcas que les utilizan de ariete y que no tienen en cuenta que el colaborar con la estrategia de las Grandes Cadenas y Centros Comerciales podría desembocar en una liberalización horaria que provocaría un muy furte deterioro en las ventas del pequeño comercio) y que a su vez estos autónomos o pequeños comerciantes se aprovechen de la necesidad de empleo de algunas personas para contratarlas en condiciones precarias y llevar al cierre a otros comercios (destruyendo masivamente empleo) que si que respetan la supervivencia y los derechos del sector.

Hacemos un llamamiento firme a la responsabilidad que tenemos como consumidoras y consumidores, tenemos nuestras necesidades de horarios de comora sobradamente cubiertas y debemos ser conscientes de qué compramos y cuando lo compramos. Lejos estamos de una sociedad justa y de conseguir reclamaciones de cada sector (mujeres, jóvenes, pensionistas, paradas/os, trabajadoras del sector público o de empresas privadas) si no nos basamos en la solidaridad y el respeto entre la clase trabajadora. Hablamos de no promover modelos de consumismo salvajes y que enriquezcan a unos pocos dueños/as de multinacionales.

Ahora es el sector del comercio alimentación el que vemos peligrar, pero nos preocupa que todo esto nos lleve a todos los sectores comerciales  a modelos favorables a las grandes empresas y cadenas de distribución, lo que nos llevaría a la desertización y a la precarización social en  nuestros  pueblos, ciudades y barrios.

Por todo ello, damos inicio a una campaña de concienciación y denuncia en la que animamos a comerciantes, trabajadoras/es y consumidoras/es a que se unan a esta lucha, llevando el distintivo de nuestra plataforma o poniendo dicho distintivo en la puerta de su comercio señalando claramente que es un comercio respetuoso.

Igualmente, advertimos a los comercios que abran en domingos y festivos (sean grandes o pequeños) que seguimos con las movilizaciones y no dejaremos esta lucha, puesto que no vamos a permitir que unas/os pocos/as apelando a su supuesta libertad individual coarten la libertad y los derechos de TODAS Y TODOS e intenten “sacar tajada” de la mayoría que ya ha reivindicado tantas veces que aquí las aperturas en Domingos y festivos son CERO.

ESK, ELA, LAB, CCOO, UGT, CGT, asociaciones de comerciantes, asociaciones de consumidoras/es, asociaciones vecinales y diversos colectivos de Araba, Bizkaia y Gipuzkoa, diferentes asociaciones de comerciantes enmarcadas dentro de Euskaldendak, Asociaciones de consumidoras/es EKA/ACUV y EKE, la Federación de asociaciones Vecinales de Bilbao, la plataforma Bizilagunekin de Donostia, REAS (Red de economía alternativa y solidaria de Euskadi), Ernai y SOS alde Zaharra.

Más noticias

29 muert@s en 2019

en accidentes laborales