ESK emprenderá las acciones judiciales necesarias para esclarecer la muerte de Luis Enrique Soriano.

 

Por el esclarecimiento de la muerte de Luis Enrique Soriano

 

Hemos comparecido en rueda de prensa para informar nuestra la intención de emprender todas las acciones legales pertinentes para que se esclarezca la muerte del joven Luis Enrique Soriano.

Luis Enrique Soriano, un joven azpeitiarra de origen dominicano, el pasado 30 de julio ponía fin a su vida en su propio centro de trabajo. El joven de 20 años, tal y como el mismo relató a familiares y amistades, durante 3 años había estado viviendo una situación realmente complicada en su centro de trabajo.

La rueda de prensa ha contado con la participación de Imanol Aguirre y Eneko Ibarguren miembros de ELKAR-EKIN así como con Silvia Castillo la madre de Luis Enrique. En la misma por parte de ESK han tomado también la palabra Fátima del Castillo, abogada responsable del caso e Iratxe Álvarez miembro de la Coordinadora Nacional y portavoz del sindicato.

Para nuestro sindicato desde el principio y entendiendo la complejidad de lo sucedido ha sido muy importante trabajar de manera conjunta en cuatro campos y no encarar esta muerte de manera aislada.

En primer lugar, creemos que la familia tiene un papel prioritario a la hora de afrontar cualquier decisión ya que son sus familiares y amistades quienes tienen que tomar las decisiones respetando en todo momento el duelo, sus tiempos y en general el proceso tan terrible que están viviendo.

 

« Trabajaba más horas de las que por contrato debiera, no disfrutó de todas sus vacaciones, tuvo que ir a trabajar aun  estando de baja por Covid-19  »

 

Sin lugar a duda el tejido social, el pueblo de Azpeitia, es otro elemento que desde ESK hemos querido tener muy en cuenta. Cuando nos enfrentamos a tragedias de esta envergadura es muy importante generar redes de solidaridad y empatía, espacios en los que la ciudadanía pueda expresar su rechazo a lo sucedido porque el amparo social también es importante para la familia. Del mismo modo para ESK es necesario socializar la situación no solo que vivía Luis Enrique sino la que vivimos las trabajadoras y trabajadores en nuestros centros de trabajo, para que se tomen las medidas necesarias y para que algo así no vuelva a suceder. En este sentido ha sido imprescindible el compromiso y el trabajo de ELKAR-EKIN. Este colectivo de Azpeitia que aúna la lucha social y la solidaridad trabaja con las personas migradas del lugar y se preocupan por la vulnerabilidad de estas. Fue precisamente este colectivo quien visibilizó la muerte de Luis Enrique ya que durante los primeros días había pasada inadvertida en el pueblo. ELKAR-EKIN una vez más dio voz a quienes no la tienen.

Desde que nuestros servicios jurídicos comenzaran a trabajar sobre lo sucedido en el caso de Luis Enrique se evidenció que había recorrido judicial y por lo tanto por responsabilidad ética y profesional ESK decidió poner todos sus esfuerzos en aclarar también judicialmente lo sucedido con este joven de Azpeitia.

Por último, a la familia, la parte social y las acciones judiciales es imprescindible sumar también la parte sindical ya que solo desde aquí, desde una lectura sindical se puede entender no solo este caso particular sino en general las situaciones que se viven en el ámbito laboral.

 

Acciones legales

Desde el 11 de agosto de 2021 fecha en que los familiares de Luis Enrique contactaron con ESK estamos trabajando en tratar de dar luz a las razones que llevaron a Luis Enrique a acabar con su vida. Nos encontramos ante una situación dura, triste, complicada y con algunos aspectos todavía por esclarecer, y estamos afanadas desde el primer momento en el objetivo de conocer la verdad.

A día de hoy, tenemos conocimiento y la certeza que la empresa para la que trabajaba Luis Enrique desde el 14 de noviembre de 2018, Manuel Aizpuru S.L, incurrió en varias irregularidades en su relación laboral con el joven. Sabemos entre, otras cosas, que trabajaba más horas de las que por contrato debiera, que no disfrutó de vacaciones, o al menos, no de todas las que debiera, que tuvo que ir a trabajar aun estando de baja por Covid-19... sabemos también que en varias ocasiones Luis Enrique manifestó a su entorno más cercano que "no podía más", refiriéndose a la situación que vivía en el trabajo. El trabajo, por lo tanto, era un problema importante para él quien, a pesar de su juventud, de no tener antecedentes psiquiátricos ni psicológicos, y pese a tener una buena relación fuera del trabajo con su entorno más cercano, decidió quitarse la vida en el taller de la empresa el viernes 30 de julio de 2021 sobre las 21:30 de la noche (según se señala en el atestado que consta en los autos de las diligencias previas abiertas en el Juzgado de Instrucción nº 1 de Azpeitia), la víspera del día grande de las fiestas patronales, festivo señalado en el calendario de Azpeitia. Día en el que Luis Enrique tampoco estaba cumpliendo con el horario laboral que le correspondía, que de acuerdo contrato, debía finalizar a las 17:30 h.

En la actualidad, ESK está en contacto con OSALAN y con la Inspección de Trabajo de Gipuzkoa, quienes están interviniendo y tanto la familia como Fátima del Castillo, la abogada responsable del caso han mantenido reuniones con ambos organismos, que están elaborando sus informes tras realizar las investigaciones oportunas.

ESK está trabajando con la seriedad y la prudencia que requiere un caso tan grave y delicado como éste, pero que igualmente tenemos la responsabilidad de hacer una denuncia pública, y con los indicios probatorios que tenemos a día de hoy, la responsabilidad de dar un paso más, a nivel jurídico, y llevar a cabo las distintas acciones a nivel legal que correspondan, a medida que igualmente la investigación vaya avanzando y se vaya arrojando más luz sobre el caso.

 

Por el esclarecimiento de la muerte de Luis Enrique Soriano

 

Contexto sindical

En ESK, desde el primer momento en el que se tiene conocimiento de la muerte de Luis Enrique Soriano, saltan todas las alarmas. Cuando una persona decide acabar con su vida y lo hace en su centro de trabajo es más que evidente que algo muy grave está pasando. Nosotras no tenemos ninguna duda de que la de Luis Enrique es una muerte por accidente laboral. Más allá de que el hecho se produzca en el propio centro de trabajo que ya en si mismo se presupone accidente laboral, nosotras entendemos que el clima vivido por Luis Enrique a diario en su puesto de trabajo ha sido factor determinante en el fatal desenlace.

No es la primera vez que nos tenemos que enfrentar a una situación así y desde luego mientras se sigan dando las relaciones labores que tenemos en la actualidad, mientras las instituciones y los órganos competentes sigan actuando de la manera que lo hacen tampoco será la última vez.

Es importante, a pesar de la situación, mirar más allá de este caso concreto y contextualizar lo sucedido. En la actualidad son 57 los trabajadores muertos en Euskal Herria durante este 2021, Joaquín Beltrán sigue desaparecido, y desde 2008 son 894 las personas muertas por accidente laboral.

En la C.A.V han crecido un 19% los accidentes mortales y a pesar de ello, mientras las trabajadoras y trabajadores tenemos que seguir acudiendo a nuestros puestos de trabajo sin saber si vamos a regresar vivas a casa, por parte del Gobierno Vasco no hay ninguna intención de que éste, el de la prevención, pase a ser un tema de primer orden.

Estamos inmersas en una pandemia, una pandemia que se ha llevado por delante muchas compañeras y compañeros. La clase trabajadora, fundamentalmente quienes formaron parte de los servicios esenciales, estuvieron durante meses acudiendo a sus puestos de trabajo sin ninguna garantía sanitaria, sin EPIs, sin medios para su autoprotección, trabajando día y noche para que el resto pudiéramos superar la crisis sanitaria y a día de hoy no solo no se ha reconocido su labor por parte de los gobiernos, sino que además no se ha creado ningún plan estratégico para abordar ni la situación que vivieron, que vivimos todas, ni para enfrentar la reincorporación en lo que a salud se refiere de las trabajadoras y trabajadores en su conjunto. Ya durante los meses de confinamiento se nos avisaba por parte de las personas expertas que las consecuencias psicológicas y emocionales que íbamos a sufrir iban a ser terribles, pero parece esto no preocupaba demasiado ni a la patronal, ni a nuestros gobiernos, ni a los organismos competentes en materia de prevención.

 

« Las trabajadoras y trabajadores no solo tenemos derecho a regresar vivas a casa, sino que además tenemos derecho a trabajar con seguridad y en unas  condiciones laborales dignas  »

 

En estos momentos la depresión es ya la primera causa de baja laboral hasta el punto de que se ha incrementado en 38% los casos de depresión y en un 31% los de estrés agudo. Desde ESK ya lo hemos denunciado en infinidad de ocasiones; los riesgos psicosociales son la gran asignatura pendiente en materia de salud laboral.

Las trabajadoras y trabajadores no solo tenemos derecho a regresar vivas a casa, sino que además tenemos derecho a trabajar con seguridad y en unas condiciones laborales dignas. El panorama actual, sin embargo, nos condena a la precariedad. El caso de Luis Enrique no es el único; trabajos mal pagados, cientos de trabajadores y trabajadoras en ERTE/ERE, inestabilidad, situaciones de acoso y de intimidación en los centros de trabajo, horas extras, jornadas interminables... y todo esto sucede ante la inacción de las instituciones que prefieren mirar para otro lado. Situaciones, además, que se agravan en el caso de las mujeres y de los trabajadores y las trabajadoras más jóvenes y que si como en el caso de Luis Enrique, son personas migradas y/o racializadas todo esto se multiplica exponencialmente. Es evidente que son insuficientes los controles que se hacen por parte de las entidades pertinentes, que estos controles deberían de ser más incisivos y regulares y que deberían hacerse de manera prioritaria en aquellas empresas en las que como en el caso que nos ocupa no hay representación sindical.

ESK denuncia firmemente la muerte de Luis Enrique y reafirmamos nuestro compromiso con su familia para que se esclarezcan los hechos lo antes posible e insistimos una vez más en la urgencia de abordar los accidentes y enfermedades laborales de manera integral exigiendo una vez más a las instituciones que de una vez por todas se pongan a trabajar en ello.

 

Por el esclarecimiento de la muerte de Luis Enrique Soriano

ESK emprenderá las acciones judiciales necesarias para esclarecer la muerte de Luis Enrique Soriano. Leer más

Por un fondo de compensación para las víctimas del amianto

ESK llama a tomar parte el 4 de noviembre en las movilizaciones organizadas por ASVIAMIE en favor de un fondo Leer más

Rechazamos el cese de la búsqueda en el vertedero de Zaldibar

ESK rechaza la decisión el Gobierno Vasco de cesar la búsqueda de Joaquín Beltrán en el vertedero de Zaldibar. Leer más

Salud laboral: la asignatura pendiente

En esta pandemia los gobiernos han puesto los intereses de la economía por encima de la vida de las personas. Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

 

57 muert@s + 1