CCOO y UGT han decidido seguir apostando por firmar acuerdos vacíos de contenido en una mesa de diálogo antidemocrática que deja fuera a más del 70% de los y las trabajadoras vascas.

 

Mesa de Diálogo Social en Euskadi: diálogo estéril
Foto: Diario Vasco

 

CCOO y UGT han decidido dar un nuevo balón de oxígeno a Gobierno Vasco y Confebask con la escenificación de la mesa del diálogo social el pasado 14 de septiembre.Ambas organizaciones sindicales siguen apostando por firmar acuerdos vacíos de contenido en una mesa de diálogo antidemocrática que deja fuera a más del 70% de los y las trabajadoras vascas.

Del análisis del documento que han hecho público las partes firmantes de los ‘acuerdos’ la primera conclusión que extraemos es que estas organizaciones sindicales se comprometen a que sus relaciones con el Gobierno Vasco y la patronal se rijan a través del trabajo colaborativo, el diálogo y el consenso social ¿Qué diálogo merecen partidos como PNV y PSE cuando mantienen a la CAPV como uno de los territorios con menor presión fiscal de la UE en contra de la protección social y de los servicios públicos? ¿Qué diálogo y que consenso cuando el Gobierno Vasco es el brazo político y policial de la patronal vasca? Diálogo, consenso,….. ¿Con la patronal que no hace nada para acabar con las muertes obreras? ¿Con quienes engordan bolsillos a costa de la precariedad y la miseria de tantos?

 

Si no hay confrontación... mal acuerdo

En el sindicalismo que ESK intenta desarrollar en todos los ámbitos en lo que es posible el diálogo con la patronal y con las instituciones son herramientas para alcanzar avances para las y los trabajadores y en pos del cambio social. El diálogo es una herramienta, no un objetivo en si mismo, que se queda más que coja cuando no viene acompañado de una estrategia de confrontación y acumulación de fuerzas. El acuerdo que nos intentan vender es un buen ejemplo de cómo no hacer las cosas.

El único acuerdo real y tangible adoptado en esa mesa de negociación es la prórroga hasta el 30 de septiembre de la ayuda que Lanbide supuestamente da a las personas de bajos ingresos afectadas por los ERTE. Ni un sólo compromiso para reforzar el programa, ni una sola línea para analizar porque esta ayuda no está llegando a quien de verdad debiera de llegar, nada sobre cómo evitar los meses de retraso en la concesión de la misma.

 

Mucho ruido y pocas nueces

Llenan, los firmantes varios folios hablando de la industria 4.0. Ni un solo compromiso, ni una sola mención a la necesaria transición del modelo productivo hacía una economía compatible con los límites de la biosfera. No hay en este capítulo ni una medida, ni un euro, nada que nos permita entender por qué se firma este acuerdo.

En la misma línea, en los capítulos destinados a la formación profesional y a los nuevos nichos de empleo, mucha letra para poco contenido, nada más allá de dar por bueno lo que el propio gobierno ya contemplaba en sus presupuestos y plan de gobierno.

Otro de los supuestos grandes acuerdos firmados hace referencia al desarrollo de los planes de igualdad y la lucha contra la brecha salarial en las empresas. Parece que CCOO y UGT han olvidado rápidamente las reivindicaciones que hemos compartido en distintas luchas sectoriales en los meses previos en ámbitos feminizados subcontratados por las administraciones públicas (servicios sociales, residencias, discapacidad, distintos colectivos de limpiadoras,…). Está bien que el Gobierno vaya a subvencionar a los sindicatos para formar a nuestras y nuestros delegados en planes de igualdad, pero estaría mucho mejor que se comprometiese, por mínimo que fuese tal compromiso, a reducir la precariedad y la brecha salarial en aquellos sectores donde es la peor de las patronales posibles.

 

La concertación social solo nos ha hecho perder derechos

Leído el documento hecho público en toda su extensión nos apena profundamente que dos organizaciones de clase como son UGT y CCOO sigan ahondando en un camino de concertación social que no nos ha hecho más que perder derechos y posiciones de clase a lo largo de décadas. Es incomprensible que se decida regalar, a cambio de nada, esta foto a un Gobierno Vasco y una patronal que nos están mostrando día a día el más absoluto de los desprecios.

Ante esta profundización en la estéril estrategia de la concertación social, ESK nos reafirmamos en el camino de la confrontación y la movilización como estrategias para avanzar en posiciones de clase, derechos sociales y transformación social. Un camino en el que apostamos por converger con otras organizaciones sociales y sindicales en la convocatoria amplia y transversal de una Huelga General que sirva para condicionar de verdad las políticas de los gobiernos de Gasteiz, Iruñea y Madrid así como para poner coto a la voracidad y la falta de respeto por la vida de la patronal.

 

[module-XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX]

51 muert@s + 1