Una vez celebradas las elecciones habrá que abordar la negociación de un nuevo convenio...

Una negociación que la empresa iniciará planteando nuevos y agresivos recortes con la intención de predisponer a la plantilla para que aceptemos sin protestar algún tipo de recorte con tal de que sea menor de los planteados al inicio de la negociación. Una estrategia que en las últimas negociaciones ha sido secundada por los sindicatos mayoritarios para intentar justificar los recortes que terminan firmando como el mal menor.


Necesitamos una nueva estrategia.


El desarrollo del 1º convenio de empresas vinculadas, la destrucción de miles de puestos de trabajo y la actitud de los sindicatos mayoritarios del Comité Intercentros ante la estrategia de Telefónica tiene consecuencias nefastas para los y las trabajadoras.


La actitud del Comité Intercentros, que no ha convocado en este periodo ni una sola movilización (y ya van 16 años), es clave para entender la facilidad de Telefónica para llevar velocidad de crucero en el desmantelamiento de la empresa. La estrategia de solo negociación sin plantarle cara a telefónica ante las sucesivas agresiones deja el camino absolutamente libre a la empresa.El binomio negociación-movilización es la única estrategia posible si queremos impedir que Telefónica campe a sus anchas en la negociación del próximo convenio colectivo que tenemos que afrontar nada más terminar el periodo electoral.


Por desgracia no es previsible que tras 16 años de parálisis de CCOO, UGT acompañado por los sindicatos de empresa como STC-UTS, cambie la actitud y la estrategia de estos sindicatos. Como tampoco es probable que cambien las mayorías en el Comité Intercentros, debido al método para atribuir los puestos en el mismo.


El reto de ESK, como lo es para los y las trabajadoras que creen que se pueden hacerse las cosas de otra manera, con otra estrategia que ponga límites reales a los objetivos de la empresa, que logre mejorar las condiciones de trabajo, que logre mejoras del poder adquisitivo de la plantilla, es conseguir unos Comités Provinciales en los que la mayoría sea distinta de la formada por quienes no están dispuestos a mover un dedo contra los planes de la empresa.


Con vuestro apoyo, con vuestro voto, Si logramos que en un buen número de Comités provinciales la mayoría sea de los sindicatos que priorizamos a la plantilla frente a la empresa, que entendemos que la movilización junto a la negociación es una herramienta necesaria para lograr frenar los planes de la empresa será posible cambiar las cosas en favor de los y las trabajadoras.


La labor de coordinación entre los sindicatos favorables a enfrentarnos a los planes de la empresa, como el impulso de las movilizaciones a nivel provincial, será más fácil si en los comités provinciales se obtiene una mayoría distinta a la que probablemente ostentará el CI.


ESK trabajaremos para la coordinación de dichos comités y de los sindicatos dispuestos a dar la cara.


Una oportunidad para cambiar el modelo sindical

En estas elecciones tenemos la oportunidad de elegir entre dos modelos sindicales claramente diferenciados:

• Entre un sindicalismo sin ningún tipo de ataduras y que no le debe nada a la empresa y otro lastrado por las relaciones y las prebendas que recibe de ella, que le han llevado a ser su socio en el Fondo de Pensiones (Fonditel).

• Entre un sindicalismo que combina la movilización con la negociación como única forma de conseguir mejoras para la plantilla y otro que ha renunciado definitivamente a la confrontación con la empresa debido a las servidumbres que la atan a ella.
• Entre un sindicalismo que solo busca mejoras para la plantilla y otro que en todos los convenios acuerda con la empresa mejoras de sus derechos sindicales a la vez que pérdidas de derechos para la plantilla.
• Entre un sindicalismo que tiene como seña de identidad fomentar la participación de los y las trabajadoras en todo lo que nos afecta y otro que entiende la democracia como votar cada cuatro años y después hacer lo que le viene en gana sin consultar a la plantilla.
• Entre un sindicalismo que ha renunciado a los derechos sindicales adicionales (firmados en los convenios) y que solo tiene los que marca la ley y otro que ha formado una verdadera casta sindical con decenas y decenas de personas liberadas que no pasan por el centro de trabajo y que deciden a distancia lo que es bueno para los trabajadores y trabajadoras.
• Entre un sindicalismo que se autofinancia con las cuotas de su afiliación y otro salpicado de casos de corrupción para mantener su aparato y/o para conseguir beneficios personales (EREs de Andalucía, tarjetas black, escándalo del secretario general de SOMA-UGT de Asturias, sobresueldos de delegados y delegadas de CCOO de Banca, etc., ex secretario de CCOO apoyando la campaña del PP).


Apostar por el viejo modelo que representan CCOO, UGT y UTS-STC es apostar una vez más por un sindicalismo acomodado, burocratizado, antidemocrático y opaco, que no consulta a los y las trabajadoras las decisiones importantes y además con multitud de deudas con la empresa, que no duda en cobrárselas a base de prebendas y beneficios de todo tipo, ya sea en forma de liberaciones sindicales, o en participaciones en la tarta del Plan de Pensiones, etc.
En las manos de todas y todos está conseguirlo. 


Nuestro compromiso con los y las trabajadoras

1. Practicar un sindicalismo participativo, reivindicativo y de lucha, que impulsa la participación y la combatividad de las trabajadoras y trabajadores.
2. Hacerlo desde un compromiso ético: Los delegados/as de ESK no cogen horas para alargar el fin de semana, o para librarse del turno de tarde o de una guardia. Nadie es liberado/a, seguimos en nuestro puesto de trabajo. Sufrimos en propias carnes las consecuencias de las políticas de Telefónica.
3. Buscar alianzas sindicales encaminadas a mejorar la correlación de fuerzas, a estimular la participación, a generar nuevas y mayores capacidades y a sumar voluntades.
4. Reforzar la tensión feminista y utilizar la mirada de género para luchar por la igualdad entre mujeres y hombres dentro de la empresa y en la sociedad en su conjunto.
5. Luchar, como lo venimos haciendo desde el 2015, junto a la gente más precarizada de las contratas, y subcontratas por mejorar sus condiciones laborales. Les consideramos parte de la plantilla de Telefónica y no vamos a mirar para otro lado.
6. Actuar, dentro de la limitación de nuestras fuerzas, sobre situaciones que afectan a las personas más desfavorecidas de la sociedad: las mujeres, la gente joven, la población inmigrante. Trabajar por el ecologismo, el euskara, las políticas sociales, contra el racismo, la xenofobia, la homofobia.


¿Por qué pedimos tu voto?

Las grandes empresas como la nuestra siguen batiendo records de beneficios a cambio de recortar nuestros derechos, y somos los y las trabajadoras quienes, junto a nuestros y nuestras representantes, tenemos que defenderlos.
La realidad en esta empresa es que el Comité Intercentros con la mayoría absoluta de CCOO-UGT ha dado la espalda a la plantilla en sus reivindicaciones, nos ha abandonado una vez más en estos 4 años, llegando incluso a expulsar al resto de sindicatos de la negociación del convenio.
Pedimos tu voto porque en el próximo convenio queremos que la plantilla tenga participación en la elaboración de la plataforma, queremos que tenga información que ésta se debata en asambleas durante el desarrollo de la negociación y queremos que se consulte a la plantilla antes de firmar cualquier acuerdo.
Las personas que formamos parte de ESK pedimos vuestro voto confiando en que sabréis valorar el trabajo del día a día, de semana en semana y de año tras año venimos realizando. Nos conocéis, ya que estamos a vuestro lado y nos veis a diario, trabajamos juntos y juntas, sufrimos los vaivenes de la empresa, intentamos colaborar en mantener un clima laboral lo más respirable posible teniendo en cuenta que la empresa cada día nos lo pone más difícil, y aun así, nuestra esperanza es que sabréis valorar todo eso dándonos vuestro voto.
No prometemos logros imposibles, ese no es nuestro estilo, preferimos ofrecer seriedad y compromiso, cercanía, trabajo y confianza. Creemos habernos ganado el respeto, tanto de la empresa que nos percibe como gente consecuente a la cual no se le vence fácilmente, como de la plantilla que sabe que siempre estaremos ahí, a vuestro lado.


Porque en ESK nos partimos la cara por ti, pero sobre todo nos la partimos junto a ti.


Por eso pedimos tu voto.

Más noticias