En este caso, se trata de nuestra compañera Elena, que cumplía ejemplarmente con su trabajo y era de gran ayuda para la plantilla de I+ M que trabaja a pie de calle.


No entendemos ni entenderemos nunca la actitud que presenta la empresa, y en este caso, tampoco la del jefe de obra al señalar y despedir a esta trabajadora que cumple y demuestra su buen desempeño día a día. Bueno, si lo entendemos!...No es de su corte ni de las que se pliega a sus mandatos , ni de las que acude con lágrimas a su despacho y menos de las que se toma cafés y desayunos a primera hora del día.

Aún no siendo una afiliada de nuestro sindicato, apoyaremos como siempre hemos venido haciéndolo a todo aquel trabajador o trabajadora que sufre la guillotina del que tiene siempre la sartén por el mango. Ya basta de amiguismos, ya basta de favoritismos, basta ya de temer ser cazados como a conejos cada vez que al cazador le tiemble la escopeta. No vamos a dejar de lado a nuestra compañera, y no vamos a bailar más el agua de quién se nos pone enfrente con sus abusos del poder, falsas e inventadas amenazas y demás bajezas que no nos cabe la menor duda, suceden al amparo de la empresa.

Es nuestro deber sacar las uñas y alzar la voz puesto que no nos vais a pisar solo por no ser de vuestro "grupito". Nos vemos en la obligación de recordar a la gente, que nuestra compañera fue víctima de los abusos de autoridad de su jefe, amedrentándola y gritándole como si de un animal se tratase. Esto ha supuesto qué Elena se halla visto apartada, señalada y puesta en el disparadero, y ya sabemos lo que hace el cazador cuando alguien se cruza en su camino.

Hace apenas unas semanas, el jefe de obra sentó en un despacho al personal administrativo y en tono amenazante les dijo: Si alguien se vuelve a meter en mi vida privada, voy a usar todos los medios de los que dispongo para que esa persona acabe en la calle!. Amenaza cumplida y Elena despedida! Y todo esto viene porque si no eres FIEL al jefe acabas en la calle, estamos para hablar de fidelidades a estas alturas….

En ese caso, Elena no recibió el apoyo por parte de su sindicato CC OO y fue aconsejada para olvidar lo ocurrido y que no hiciera más ruido. Parece ser que ese consejo además de no haber ayudado, ha servido para qué el jefe de obra siga disponiendo de total impunidad ante cualquier circunstancia. En ese sentido, apoyaremos a nuestra compañera y le daremos voz si así lo desea.

Nuestra propuesta sigue siendo la misma: para parar un despido se necesita unidad, pero unidad para luchar y no concentraciones de postureo un viernes tarde fuera de horario laboral! Los despidos se paran con lucha y cerrando los centros de trabajo!.

Elena fue despedida con un vago argumento por parte de la empresa, donde se hablaba de que el volumen de trabajo había disminuido, (curiosamente cuando han incorporado al despacho dos nuevas personas a hacer parte de las labores que se desempeñaba).

Por último, y por recordar unas últimas palabras que nuestra compañera nos repitió en su último día de trabajo << -moriré matando!! >> Aquí nos tienes y tendrás para lo que necesites!!

!!Basta de Mentiras!! Basta de Abusos !!! Basta de Amiguismos!!

!No a los despidos indiscriminados en Elecnor!

Más noticias