El acuerdo de la 'mesa de diálogo social' mantiene dolorosas medidas de reformas anteriores. Desde ESK apostamos por una respuesta en la calle lo más ámplia y potente posible.

 

CCOO, UGT, PSOE y Unidas Podemos se pliegan a los intereses de la patronal

 

Ayer, 23 de diciembre, el gobierno formado por PSOE y Unidas Podemos, la patronal CEOE y CCOO y UGT anunciaron que han alcanzado un acuerdo en materia de reforma laboral.

 

Opacas negociaciones

Este acuerdo viene precedido de meses de opacas negociaciones entre las partes, con promesas de derogación de la reforma laboral por parte del gobierno una y otra vez, con cambios de lenguaje hacia una posición que hablaba de derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012.

La mesa de diálogo social, una vez más, se ha mostrado como la herramienta perfecta para salvaguardar los intereses de la patronal e imponerlos sobre los de la clase trabajadora, gracias a la falta de valentía del gobierno que se dice más progresista de la historia en el Estado español. La ministra de trabajo, Yolanda Díaz, y CCOO y UGT han quedado absolutamente retratados.

En 2010, dichas centrales sindicales convocaron huelga general contra la reforma laboral de Zapatero y en 2012, dos huelgas generales contra la reforma laboral de Rajoy. Si repasamos lo que decían en dichas convocatorias, nos encontramos con que sus críticas se centraban en los ataques al derecho a la negociación colectiva y en todo lo relativo al abaratamiento del despido y la ampliación de causas que ponían dicha herramienta en manos de la patronal con absoluta facilidad.

La patronal ha utilizado ambas reformas laborales para mejorar sus posiciones y acumular más y más beneficios, a costa de despidos masivos y precarización de las condiciones de trabajo.

 

«  El acuerdo no habla de los despidos y  no soluciona  los problemas derivados de la modificación de la negociación colectiva  »

 

La movilización es la única herramienta

Pues bien, el acuerdo que alcanzan ayer PSOE, Unidas Podemos, CCOO y UGT no habla nada de los despidos, mantiene lo marcado en las reformas laborales de 2010 y 2012 y no soluciona los problemas derivados de la modificación de la negociación colectiva que tanto daño han hecho en las condiciones de trabajo de la mayoría social.

La mesa de diálogo social se visibiliza una vez más como lo que es, una herramienta absolutamente contraria a los intereses de la clase trabajadora, por lo que desde ESK, una vez más volvemos a reivindicar la necesidad de la movilización como única herramienta para defender nuestros derechos.

Desde ESK apostamos por impulsar en Euskal Herria la respuesta más amplia y potente posible, para que el acuerdo alcanzado ayer no sea ratificado en el Congreso de los Diputados, donde una vez más, los partidos políticos vascos serán clave para que de una vez por todas, se deroguen las reformas laborales de 2010 y 2012.

 

¡No a esta reforma laboral!

El 30 de enero se realizarán movilizaciones en las cuatro capitales y concentraciones en los centros de trabajo el día Leer más

El sindicalismo transformador rechaza la propuesta de reforma laboral

Rechazamos la propuesta de reforma laboral del gobierno del estado, y el incumplimiento de su compromiso a la hora de Leer más

CCOO, UGT, PSOE y Unidas Podemos se pliegan a los intereses de la patronal

El acuerdo de la 'mesa de diálogo social' mantiene dolorosas medidas de reformas anteriores. Desde ESK apostamos por una respuesta Leer más

Responsabilidad institucional y políticas públicas eficaces contra la pobreza

Hoy 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, reclamamos responsabilidad institucional y políticas públicas eficaces para acabar con la Leer más
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8

 

4 muert@s + 1