La Dirección viene a decir que en el transcurso de los cinco años, las condiciones acordadas se modificarán en su interés cuando le venga en gana. Además algunos sindicatos han cruzado lineas rojas que jamás tendrían que haber cruzado.

 

 

Tras el periodo vacacional, empezamos un nuevo “curso”. Las personas que integramos la lista de ESK pensamos que es el momento adecuado para hacer una valoración del convenio para los próximos cinco años.

Este acuerdo evidencia dos cosas:

  1. La asunción por parte de Secciones sindicales, que hasta el momento no lo habían hecho, del discurso de las que siempre han defendido la necesidad de los recortes para salvar el empleo.

  2. El cierre por parte de los firmantes del proceso de despidos del 2016, con un resultado de impunidad para la Empresa. Ya que casi la totalidad de los recortes que realizó se mantienen en este acuerdo, sumándole otros nuevos. Además, la no mención de los compañeros despedidos en caso de nuevas contrataciones que si prevé dicho acuerdo.

 

Sin debate

Antes de entrar a estudiar el acuerdo en profundidad, queremos analizar el modo en que fue refrendado por la plantilla. El preacuerdo se firma un viernes y fue votado un lunes (votación convocada por el 88% de la representación del Comité de Empresa). En circunstancias normales esto hubiera sido una aberración. Pero con una pandemia, en la cual la gran mayoría de la plantilla estaba en casa y en la que las Secciones Sindicales teníamos restringida la entrada a la planta (por lo menos ESK y CGT al no tener Delegado de Prevención), esto es un acto antidemocrático. ¿Por qué decimos esto? Pues muy sencillo. Cuando a un grupo de personas se les lleva a tomar una decisión, se les permite conocer las distintas opiniones sobre la decisión a tomar ¿O se imagina alguien que se podrían dar unas elecciones sin campaña electoral? El ejemplo más cercano y cuyas circunstancias se pudieran asemejar a las nuestras, son las elecciones autonómicas de la Comunidad Autónoma Vasca, en las cuales, aunque hubo campaña (más reducida), la oposición al completo criticó al Lendakari la convocatoria. Porque además de otras circunstancias, se hacía hincapié en las escasas posibilidades de poder hacer llegar el discurso de cada candidato a la ciudadanía.

Pues en esta empresa, la plantilla tuvo que decidir sobre un acuerdo en tres días, con un fin de semana por medio y escuchando solo la opinión interesada de su sindicato. La participación en esta votación hubiera legitimado los métodos utilizados y desde luego nosotros no nos hemos metido en el Comité para coartar debates, sino, como ya explicamos en nuestra propaganda electoral, para fomentarlos, ya que entendemos que solo una plantilla informada puede tomar decisiones coherentes. Es por ello que decidimos la no participación, que no la abstención porque nos diese igual el resultado; porque de haber participado, nuestro voto, como no se le escapa a nadie con dos dedos de frente y sin intención de enmierdar, hubiera sido NO.

 

No al acuerdo

Ahora, vamos a pasar a analizar el Convenio y así explicar por qué nuestro voto hubiese sido negativo.

En este convenio es más sencillo que nunca decir no al acuerdo. Un acuerdo puede ser malo o bueno, pero desde luego lo que debe dar es una garantía jurídica de las condiciones por las que se van a regir las relaciones laborales Empresa-trabajadores, y en este no se dan. Y no se dan porque la Dirección, muy protectora de los intereses de la multinacional, ha puesto un preámbulo en el cual lo que viene a decir es que en el transcurso de los cinco años las condiciones acordadas se modificarán en su interés cuando a ella le venga en gana.

Estamos seguros que a muchos de vosotros y vosotras, los sindicalistas del “SI”, os han explicado que eso no va a pasar porque para ello es necesario un acuerdo con ellos. Pero a nosotros nos parece todo lo contrario, porque como hemos puesto al principio de este escrito, las cuatro Secciones Sindicales firmantes han asumido la máxima de que para mantener el empleo hay que recortar condiciones, y la Dirección lo sabe e igual ese es su mayor logro en este convenio, y mira que ha conseguido unos cuantos.

Ya solo por lo anteriormente citado, sería inútil entrar a valorar los aspectos positivos de este acuerdo, que los tiene, pero nosotros no vamos a ocultar estos aspectos para que nuestra critica sea más contundente. No es, ni va a ser nuestro estilo. También analizaremos los aspectos que ni quitan ni ponen, los malos y los que a nosotros nos parecen más graves; los anti sindicales y que nunca, nunca, una persona de izquierdas debería conceder a las patronales.

 

Aspectos positivos

Subida salarial, reducción de jornada anual, ampliación de la cobertura del seguro, permiso sin sueldo, gafas de seguridad, inicio del turno de noche, articulo 36 (hijos/as con diversidad funcional), licencias, horario de oficinas.

No seremos nosotros los que valoremos la cuantía de lo económico, ni de la reducción de jornada, ya que durante la negociación dijimos a todo aquel que lo quiso oír, que nosotros estaríamos a favor de cualquier mejora mientras no supusiera contrapartidas. Tanto en lo referente al turno de noche como al horario de oficinas, lo consideramos positivo, ya que todo lo que sea que los trabajadores y trabajadoras se organicen su jornada, es una mejora.

 

Aspectos que ni quitan ni ponen

Reducción de jornada por cuidado y teletrabajo.

Estos puntos tienen la coletilla de “las necesidades de la empresa”, con lo cual su beneficio queda en suspenso y en el tema del teletrabajo, se debería dar una vuelta, porque según como se plantee, puede llegar a ser perjudicial para los trabajadores y trabajadoras. Este es un aspecto que ha cogido mucho auge durante la pandemia, pero que hay que regular.

 

Aspectos negativos

Días de libre elección, bolsa de horas, vacaciones, descansos.

Si en el apartado positivo mencionábamos aspectos que permitían a los trabajadores y trabajadoras organizar su trabajo y su vida fuera de él, estos son todo lo contrario, dejan en manos de la arbitrariedad empresarial dichos aspectos.

Dentro de este apartado negativo, queremos darle trato diferenciado y especial al punto de “tiempos”.

Nos gustaría saber la opinión de los Delegados de Prevención, pertenecientes a las cuatro Secciones Sindicales del “SI” sobre este punto ¿Acaso en su formación para ejercer de Delegados, no les han dicho lo perjudicial que es el trabajo a prima para la salud de los trabajadores/as? Nos imaginamos que se van a exigir unos rendimientos en unos puestos de trabajo que ergonómicamente son impecables, porque sino, no deberíamos olvidar que la media de edad de la plantilla es de 50 años, ni que muchos de los/as trabajadores/as están lesionados/as en esos mismos puestos en los que ni la empresa ni su servicio médico ha hecho nada por mejorarlos a lo largo de los años. A estas alturas de nuestra carrera laboral deberíamos pensar más en poder acabar la jornada que en mejorar productividades.

Esperamos que a partir de ahora, los firmantes, no salgan en sus escritos arremetiendo contra la Dirección y su nula gestión organizativa, porque con los puntos negativos recogidos en este acuerdo, lo único que le han hecho es darle es la razón a ella cuando carga contra los trabajadores y trabajadoras para mejorar sus números a nivel de productividad.

 

Aspectos antisindicales

Mutuas y Formación y empleo.

Estos puntos del acuerdo son líneas que no se deberían haber cruzado. Líneas que ya no tienen retorno ¿Después de haber aceptado esto, qué queda que se le pueda decir no? Las personas que nos consideramos de izquierdas debemos de tener unos valores que nos avisen de que nuestro camino está entrando en un modo errático. Y en estos dos puntos dichos valores se han transgredido.

Aceptar que las Mutuas traten la enfermedad común va contra toda lógica sindical ¿De verdad creemos que un médico o médica de Mutua tiene el mismo criterio e intereses que uno/a de la seguridad social? ¿Que sus decisiones no están influenciadas por los intereses del negocio al que pertenece? Las Mutuas, se definan como se definan, son negocios. Y como negocios que son, siempre cuidarán de los intereses de la empresa que los contrata, porque quieren volver a ser contratados ¿Dónde están aquí los intereses de los trabajadores y trabajadoras? Pues en ningún sitio, Delegados de Prevención. Y ya van dos en este acuerdo que os cuelan. No nos extraña que la Empresa esté tan contenta por vuestra labor y se deshaga en elogios a vuestra figura en sus escritos.

A parte de ello las Mutuas, cuando gestionan la enfermedad común reciben más dinero de la Seguridad Social. Con lo cual, eso significa, que el dinero de la sanidad pública pasa a manos de un empresario/a que ha puesto un chiringuito de estos. Ya podemos salir a los balcones a aplaudir, llenarnos la boca de palabrería izquierdosa con los colegas en el bar,… pero si acabamos firmando estas cosas… pues como que una mierda de ideales tenemos. Una de señas de identidad de la izquierda es LA DEFENSA DE LO PÚBLICO.

Y llegamos al punto de “Formación y empleo”. Mira si os daba vergüenza firmar LA DOBLE ESCALA, que le habéis puesto este nombre. No entendemos que reivindiquemos subida salarial para nosotros/as y en el mismo acuerdo aceptemos que trabajadores vayan a cobrar menos por hacer lo mismo. O puede que haya calado en vosotros la forma de presentarlo que tenía la empresa: que se les paga menos a los que entran porque hasta que no tienen experiencia son menos rentables. Todos hemos sido eventuales, y no hay cosa más rentable para una empresa que el empleo precario ¡Pero vamos a poner que os habéis olvidado de cuando fuisteis eventuales! Que eso es lo que parece. Lo que no podéis olvidar, es que la Empresa nos quitó los “quinquenios”. Único reconocimiento que la mayoría tenemos por nuestra larga experiencia, y la cual bien le viene a la Empresa para tener más polivalencias, menos tiempo de paradas por averías y menos problemas de calidad. Nos da, que esta tampoco es una razón válida ¿Igual será por salvar el empleo? Pues que decir… si alguno de vosotros, en vuestras ideas peregrinas, creéis que la bajada de salario de los trabajadores puede salvar la empresa, sería más correcto que todos nos bajásemos un poco para que unos pocos no se tengan que bajar tanto. Como decía un eslogan del pasado que parece que, en estos tiempos, algunos tienen mucha prisa por olvidar. Pero no se debe de olvidar, porque LA SOLIDARIDAD, también es una seña de identidad de la gente de izquierdas.

Acabamos como hemos empezado, lamentando que ya pocos quedemos fuera de la idea de que los recortes son la única vía que queda para salvar hoy en día las empresas; pero lo más triste es que después de este nefasto acuerdo, no habéis conseguido arrancarle a la Dirección un compromiso que garantizase la continuidad de toda la plantilla. Igual sería mejor, que en la próxima reunión que tengáis con vuestros afiliados les expliquéis esto.

 

Educación presencial, acordada y segura

Exigimos al Gobierno Vasco y al Gobierno de Navarra que se pongan a trabajar de inmediato con los agentes implicados Leer más

¿Todavía hay alguien que crea en el TAV?

La paralización de 2 tramos del corredor navarro es una buena noticia, pero exigimos la paralización total del Tren de Leer más

TRW Landaben, un mal convenio y sin garantías

La Dirección viene a decir que en el transcurso de los cinco años, las condiciones acordadas se modificarán en su Leer más

Atera bidera, presoak etxera!

El sindicato ESK una vez más quiere reivindicar todos los derechos para todas las personas. Por eso llamamos a participar Leer más
  • 1
  • 2

 

Más noticias

47 muert@s + 1 desaparecido en 2020

en accidentes laborales