Ante situaciones tan graves, por precaución, es imprescindible que quienes se supone han de velar por nuestra seguridad intervengan de manera inmediata. Es cuestión de vida o muerte.

 

 

El sindicato ESK quiere denunciar una vez más las irregularidades que en materia de salud laboral se están produciendo en las obras del edificio de la Bide Onera de Barakaldo. No es la primera vez que se denuncia la falta de medidas en seguridad laboral en las mencionadas obras. Con anterioridad a estos hechos que denunciamos ahora, este sindicato también publicó a través de sus redes sociales imágenes que ponían de manifiesto la falta de seguridad y las lamentables condiciones laborales en las que se está trabajando en estas obras. Así mismo, otra central sindical interpuso denuncia en OSALAN denunciando los mismos hechos.

Desde ESK consideramos que esta situación es inadmisible y que es especialmente preocupante que haya una empresa que este poniendo en riesgo la vida de su plantilla sin que absolutamente nadie intervenga y más aún si tenemos en cuenta que estas obras se están realizando en el centro de la localidad fabril, a escasa distancia del Palacio de Justicia y a escasos metros del Ayuntamiento de Barakaldo. Por esta razón en el día de ayer, 3 de julio, el sindicato ESK interpuso denuncia en la INSPECCION DE TRABAJO por falta de medidas de prevención y seguridad laboral. Una denuncia que tendrá su recorrido (incierto) y mientras esperamos que se intervenga quienes trabajan en esta obra se siguen jugando la vida.

Desde ESK también queremos denunciar la inacción de agentes externos  a OSALAN que ante la denuncia de estos hechos y la solicitud de una intervención de urgencia se negaron a hacerlo cuando el peligro de muerte para el trabajador era tan evidente, argumentando que era competencia de OSALAN. Sin lugar a dudas las competencias sancionadoras etc. son de OSALAN pero ante situaciones tan graves, por precaución, es imprescindible que quienes se supone han de velar por nuestra seguridad intervengan de manera inmediata. Es cuestión de vida o muerte.

ESK seguirá denunciando este tipo de situaciones como ya lo hizo también con las obras de Ajuria Enea y exige a las administraciones que se tomen en serio la seguridad laboral, que se dejen de excusas y tomen medidas de una vez por todas empezando por aplicar la ley  con celeridad. Nuestras vidas valen mucho más que sus beneficios.

 

Más noticias

41 muert@s en 2019

en accidentes laborales