Apostamos por la Renta Básica Incondicional en vez de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) o del Ingreso Mínimo Vital por las razones que  exponemos a continuación.

 

 

La Renta Básica Incondicional (RBI) tiene como objetivo dar seguridad y garantía de que tus necesidades básicas estarían cubiertas sí o sí. Ofrece seguridad económica para poder vivir dignamente aunque no tengas empleo o no sepas cumplir con un rosario de papeleo y obligaciones pensadas para controlar hasta tus decisiones más íntimas.

Además la RBI es simple. No hay gasto en control ni en gestión, no hay programas para hacer a cambio y no avergüenza porque la cobraríamos todas las personas.

Ademas al darse a todo el mundo, previene y no se aplica cuando ya la situacion es mala.

Frente a ese objetivo, la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) o el Ingreso Mínimo Vital (lo que se llaman rentas mínimas,rentas condicionadas o RMIs) son insuficientes, implica cumplir con muchisimos requisitos y obligaciones y ademas por lo general, son insuficientes para cubrir las necesidades.

Son en general cuestiones que además se entienden como algo de lo que avergonzarse, como algo de caridad.

Por todo eso hay una parte importante de gente que no accede y otra que aun haciéndolo, sigue siendo pobre y ademas siente el peso de que la consideren casi criminal por necesitar apoyo.

En definitiva la RBI, frente a las rentas condicionadas, es libertad, simplicidad, garantía de derechos y una plataforma que, junto a otras políticas públicas fuertes y protectoras permitiría sin duda que los derechos de todas fueran protegidos y pudieran ejercerse y no solo se quedasen en titulares o buenas palabras.