El pasado viernes conocimos a bombo y platillo que la empresa iba a premiar con 650 euros a parte de la plantilla operativa de las empresas del grupo, TdE, TME, TSO, TSOL, Zeleris, TBS, Movistar + ACENS y Telyco, por su labor durante la pandemia del COVID19.

Vaya por delante que no dudamos del compromiso de los y las compañeras “premiadas”. Al contrario, hacemos extensible dicho reconocimiento, pero la diferencia es que, mientras la empresa tan solo reconoce el esfuerzo de una parte de la plantilla, ESK queremos reconocer el esfuerzo de todos y todas, sin excepción, incluyendo también al resto de compañeros y compañeras para quienes, y según parece, para la empresa no merecen ser reconocidas.

No merece ser reconocido el verte obligado/a a teletrabajar sin la debida formación.

No merece ser reconocido tener que asumir los costes de tu conexión y de la adecuación de tu puesto de trabajo remoto a unas mínimas condiciones ambientales.

No merece ser reconocida tu esfuerzo en poner a disposición de la empresa tus medios informáticos

No merece ser reconocido tener que realizar tu actividad diaria en un entorno muchas veces no preparado adecuadamente.

No merece ser reconocida tu labor de seguir manteniendo en pie la actividad de la empresa en estos momentos tan difíciles para todos y todas.

En fin, parece que la empresa, una vez más, en un ejercicio de insolidaridad sin precedentes, y destinado básicamente a buscar un titular en prensa utilizando el esfuerzo y compromiso de parte de su plantilla para su propio beneficio de autobombo, ha decidido también generar un ambiente de “desagravio” entre su plantilla que debería hacer sonrojar a más de uno.

Desde ESK exigimos el mismo reconocimiento para el conjunto de los y las trabajadoras. Seguir manteniendo los servicios de la compañía en la fórmula de teletrabajo, muchas veces con entornos no preparados para ello, exige también un compromiso, en este caso no reconocido por nadie, tal y como llevamos denunciando desde el principio de la pandemia, donde hemos llegado a asistir a episodios de presión y de “señalamiento” a personas que tan solo exigían poder ser capaces de desarrollar su labor en sus domicilios en unas mínimas condiciones.

Y para finalizar, no podemos pasar por alto la miseria de una empresa, la cual en vez de preocuparse y exigir a sus contratas que cumplan los protocolos de salud proporcionando EPI´s adecuados en la atención de sus servicios finales, se dedica a sacarse la foto y buscar un buen titular. En ese sentido, desde ESK exigimos a Telefónica que obligue a sus contratas a cumplir los protocolos de seguridad en el trabajo que se han establecido para poder acceder a sus instalaciones.

Porque esos y esas trabajadoras del sector también son parte del entramado final que hacen realidad que los servicios de la compañía estén operativos, y que, además de estar sufriendo ERTE’s y recortes brutales en sus salarios, en multitud de ocasiones no están teniendo acceso a EPIs, y se están enfrentando directamente a amenazas por parte de sus empresas, si no se pliegan a trabajar en las condiciones que todos y todas os podéis imaginar.

Vaya desde aquí ese homenaje y ese agradecimiento a TODAS Y CADA UNA de las personas que trabajan en el sector de las telecomunicaciones.

#la vida en el centro

#bizitzak erdigunean

 

 

 

Más noticias