Durante esta crisis estamos asistiendo al enésimo ejercicio de improvisación, irresponsabilidad y chapucerío propio de una empresa que, aún teniendo todos los medios a su alcance para hacer las cosas medianamente bien, ha decidido ejecutar unilateralmente una serie de decisiones más que cuestionables a todos los niveles, por mucho que la situación actual justifique ciertas medidas drásticas, las cuales aplaudimos, como por ejemplo el cierre de todas aquellas actividades no esenciales, decisión ésta que desde ESK llevamos tiempo solicitando, y que ha sido tomada desde las administraciones del Estado, mientras la empresa se ha dedicado a salvar los muebles a coste 0, con el aval de los de siempre.

Aunque en Telefónica en concreto, esta decisión pensamos que no va a tener una incidencia demasiado elevada, ya que la mayoría de las actividades de la empresa han sido declarada de servicio esencial ( algo más que cuestionable en algunos casos), y que al estar la mayoría de los y las trabajadoras en una situación de “teletrabajo obligatorio”, y prácticamente toda la actividad “de calle” externalizada, van a ser las empresas colaboradoras (contratas) las que van a sufrir sobre sus espaldas las consecuencias de esta crisis.

Una vez más, son los y las más débiles, y los sectores más precarizados quienes van a sufrir recortes en sus derechos laborales, y estamos viendo como las empresas del sector han iniciado una auténtica vorágine de ERTES (fraudulentos muchos de ellos desde nuestro punto de vista), que dejan al descubierto las miserias del sector, donde Telefónica marca la pauta.

Unilateralidad y menosprecio a l@s trbajador@s y a los Comités de empresa

Una de las razones que nos tiene realmente indignados es la facilidad con la que la empresa se ha saltado todos los cauces legales y los canales de comunicación que tiene para que las decisiones que se tomen puedan ser lo más consensuadas posible, y con la colaboración de todos y todas.

La empresa no ha contado ni con los Comités de empresa, ni con los y las delegadas de salud laboral de las provincias para poder coordinar y acometer conjuntamente las medidas a tomar en cada caso para controlar los efectos de esta pandemia.

Nos llegan quejas diarias de la situación en la que están trabajando en las instalaciones de la compañía los y las compañeras de las contratas. Recordemos que a esas instalaciones también acceden compañero/as de TESAU y no sabemos cómo se está realizando la desinfección de los edificios y oficinas. Estos también nos informan que los EPIS que se les han repartido se han hecho a cuentagotas y no cubren todas las necesidades. En ese sentido, exigimos que todas las actividades que no estén previstas como sensibles y prioritarias deben dejar de ser atendidas. Solo son susceptibles de atención aquellas marcadas como prioritarias.

 Vergonzoso acuerdo en el Comité Central de Seguridad y Salud

Es cierto que se ha aprobado un protocolo de actuación en el Comité Central de Seguridad y Salud, pero dicho acuerdo debería sonrojar a los sindicatos que lo han firmado. Se ejecutan acciones irregulares como obligar a teletrabajar a todo el mundo que no esté en tareas operativas, sin preocuparse de que se haga en las condiciones mínimas como es poder acceder a las herramientas necesarias por cuenta de la empresa para desarrollar el trabajo, pero no se dice nada de las actividades que señalábamos en el párrafo anterior y se desarrollan en las instalaciones de la empresa.  Es realmente penoso ver como ante toda esta crisis la empresa no ha estado a la altura, mientras los y las trabajadoras hemos sido quienes asumimos los riesgos y las responsabilidades.

Y es que es indignante que algunos que se suponen son sus representantes, acusen a trabajadores y trabajadoras de insolidarios por el hecho de seguir acudiendo a su centro de trabajo , (como es su obligación, porque de lo contrario pueden ser sancionados por abandono de puesto de trabajo), y sin que hayan recibido por escrito una orden contraria, y sin que la empresa haya puesto los medios necesarios, que permitan además cumplir los criterios obligatorios de ergonomía y salud laboral del puesto de trabajo para poder tener la capacidad de desarrollar su actividad con garantías.

Y en ese sentido, es realmente insultante que este aspecto no haya tan siquiera tomada en cuenta en esa comisión extraordinaria de Seguridad y protección.

Recordamos a los sindicatos mayoritarios que las comisiones de trabajo están para algo más que para avalar las decisiones unilaterales de la empresa. También están para arrancar compromisos y para que los esfuerzos se repartan, con más razón en empresas como Telefónica con beneficios estratósfericos, donde asumir costes por su parte debería ser un ejercicio de responsabilidad y de justicia para con la sociedad. 

Por todo ello censuramos la actitud y la prepotencia con la que una vez más, CCOO y UGT junto a la empresa están gestionando esta crisis.

Para finalizar decir que aplaudimos la decisión de la Administración central de paralizar todas las actividades no esenciales como lleva exigiendo ESK desde el primer día de Confinamiento, pero denunciamos que, llega tarde y además mal, porque lo hace a consta de los derechos de las y las trabajadoras

#BIZITZAKERDIGUNEAN

Nuestras vidas valen más que sus beneficios

 

Más noticias