DESTRUCCIÓN DE EMPLEO

La empresa ERE que ERE ha destruido más de 60.000 empleos en los últimos años con la colaboración de CCOO y UGT que han firmado diferentes fórmulas de desvinculación, EREs y PSI.


Todos estos acuerdos tiene en común dos elementos muy negativos: Por un lado que no obligan a la empresa a sustituir dicho empleo y por otro que esta desvinculación se hace en condiciones económicas escasas si las comparamos con las que se logran en empresas como la banca, y más valorando los multimillonarios beneficios de Telefónica.


ESK está de acuerdo que tras una vida laboral de varias décadas es una buena opción dejar de trabajar. Lo que nunca estaremos de acuerdo es que esto deba de suponer la pérdida de empleo de calidad para ser sustituido con empleo precario a través de las contratas y subcontratas.


Por eso ESK apuesta porque se negocie con la empresa una figura de “contrato relevo” que permita que los y las trabajadoras que quieran a cierta edad desvincularse de la empresa lo puedan hacer con la tranquilidad de saber que será sustituido por otra persona en condiciones dignas y con unas condiciones económicas realmente beneficiosas para todos y todas.


La consecuencia más grave: la precariedad en las contratas


La brutal subcontratación en Telefónica afecta a todos los estamentos: limpieza, comercial, operaciones… Se ha llegado a un nivel tan alto de subcontratación y precariedad que solo se explica por la voluntad de abaratar costos y externalizar por parte de la empresa y una nula voluntad de CCOO y UGT de evitarlo.


La reflexión de ESK en Telefónica fue clara: No podemos permitir que telefónica nos divida a los y las trabajadoras. La plantilla de telefónica la componemos además de la plantilla con contrato directo, los miles de trabajadores y trabajadoras que usa Telefónica a través de múltiples fórmulas de contratas, subcontratas, falsos autónomos. Es por ello que, a partir del 2015 una de nuestras prioridades era intentar que nuestros compañeros de las contratas accedieran a unas condiciones de trabajo dignas. Hemos luchado mucho junto a estos compañeros y compañeras para lograr que pasen de una situación de esclavitud a una situación de precariedad que aspiramos a superar.


Con el acuerdo firmado por ESK tras la huelga indefinida de 79 días de la Marea Azul, en las contratas de Teléfonica-Movistar se dieron pasos importantes limitando la subcontratación, mejorando exponencialmente los ingresos de los compañeros/as, acabando con los falsos autónomos que así lo desearan y creando más de un centenar de puestos fijo en las contratas principales en Bizkaia y Gipuzkoa.


En estos últimos años hemos logrado que en Comfica Bizkaia, empresa en la que ESK ostenta la mayoría, tengan unas condiciones dignas de trabajo con un convenio de empresa único en todo el estado que además de dar un salario 25% por encima del sector asegura el derecho a la salud con el cobro del 100% del salario en caso de baja por enfermedad común y accidente.


Hoy se consolida nuestra presencia en el sector con la consecución en las últimas elecciones de la mayoría en el comité de empresa de Elecnor Gipuzkoa que se suma a nuestra representación en Elecnor Bizkaia y que nos permitirá realizar un proceso de dignificación de las condiciones laborales también en esta empresa.


El avance en sus condiciones laborales tiene mucho que ver con la presencia de las gentes de ESK en esas empresas, pero para poder seguir creciendo ahí es necesario seguir contando con una representación potente de ESK también en Telefónica y que podamos seguir con el acompañamiento, el asesoramiento y aportando la experiencia y a la determinación de las secciones sindicales de Telefónica, a esos compañeros y compañeras de las contratas del sector a los que los sindicatos mayoritarios siempre los han tratado como trabajadores de segundo nivel y no han querido darles la oportunidad de ingresar en la compañía, y que además se han quedado mirando al tendido cuando han logrado representación en esas empresas y solo reaccionan cuando las reivindicaciones de sindicatos como ESK les obliga a hacerlo…


Ahora llega el momento de volver a decidir si continuamos con esa labor o no….está en tu mano.


¡Nos partimos la cara por ti.

Nos partimos la cara junto a todos los y las trabajadoras!

 

 

Más noticias