La plantilla de la planta de fabricación de motores que la multinacional suiza ABB tiene en Trápaga ha afrontado en el día de hoy la segunda jornada de huelga ante el bloqueo de las negociaciones del convenio colectivo.

 

abb greba trapagaran

 

Tras más de diez reuniones desde que en  el mes de noviembre se conformase la mesa de negociación del convenio colectivo y no ver ningún tipo de avance, la plantilla, consultada en asamblea el pasado 28 de enero apoyó la convocatoria de un periodo de huelgas. Éstas comenzaron en pasado 31 de enero y se extenderán todos los jueves y sábados del mes de febrero.

Las principales de reivindicaciones que el Comité de Empresa ha llevado a la mesa de negociación del convenio pasan por:

  • Blindar el convenio ante la reforma laboral del año 2012.
  • Revertir la congelación salarial que se sufre desde hace más de dos años.
  • Mejorar la conciliación de la vida familiar y laboral.
  • Frenar la subcontratación vía ETT’s.

Frente a ello, la dirección de la multinacional se ha sentado con una batería de propuestas que implican recortes de derechos tanto económicos como sociales.

El seguimiento de la huelga está siendo del 100% en el taller de fabricación, no así en las oficinas técnicas, donde el personal fuera de convenio ha optado por no respetar el resultado de la asamblea general.  Es especialmente relevante y de agradecer por parte de la plantilla de ABB, el hecho de que, a pesar de la precariedad y el miedo a las represalias, la plantilla de la ETT Ransdtad que forma parte del  proceso productivo de la planta, haya decidió sumarse a la huelga.

 

Más noticias

7 muert@s en 2019

en accidentes laborales