Telefónica acaba de anunciar que en la medida de lo posible habilitará la opción de acogerse al teletrabajo a todo aquel/la que lo solicite por escrito a su jefe inmediato, el cual tramitará la petición lo antes posible.

ESK siempre hemos criticado esta modalidad de trabajo por todo lo que supone en cuanto a condiciones laborales, aislamiento “social” y ahorro de costes para la empresa que no repercute en las personas trabajadoras que lo asumen.

Pero desde ESK también entendemos que, especialmente para los y las trabajadoras con “perfil” de riesgo, o con necesidad de cuidados a personas mayores o menores de edad, el teletrabajo dada la situación actual, es una opción más que interesante para paliar en lo posible la expansión del problema al que nos enfrentamos, y en ese sentido la oferta de la empresa es para valorar, pero…

¿Qué esfuerzo hace la empresa en toda esta crisis?

Esta es la pregunta del millón. El teletrabajo en Telefónica ya está regulado por el CEV, y en ese sentido, la modalidad de teletrabajo que la empresa está planteando actualmente entendemos que no cumple los requisitos mínimos estipulados en dicho acuerdo. Es cierto que la empresa oferta esta opción a la plantilla en sintonía con las recomendaciones de las autoridades sanitarias, pero nos da la sensación de que una vez más pretende que todo el esfuerzo en la gestión de esta posibilidad recaiga en los y las trabajadoras…

Por una parte, no se aclara nada al respecto de quién se hará cargo del sistema de datos ( ADSL) , o llamadas telefónicas, ni de los gastos derivados de preparar un entorno de trabajo que cumpla los requisitos ergonómicos, de salud laboral, etc… , es decir , ¿QUÉ GASTO APORTA LA EMPRESA EN LA GESTIÓN DE ESTA CRISIS?. Desde nuestro punto de vista prácticamente gasto 0, lo cual debería sonrojar a más de uno/a.

Además, una vez más no ha hecho partícipe de sus decisiones a la representación legal de los y las trabajadoras, es decir, la empresa se ha pasado por el arco del triunfo la opinión de los Comités de empresa al respecto de todo este tema, decidiendo unilateralmente actuaciones que debieran ser fruto del consenso de todos los agentes implicados.

No es de recibo en una empresa como Telefónica, que además alardea de ser puntera en soluciones tecnológicas, y en la cual el teletrabajo está ya regulado, resulta que ahora, en medio de una crisis sanitaria de primer orden, es el trabajador/ra quién tiene que poner a disposición de la empresa la logística de su puesto de trabajo en su domicilio. Un auténtico esperpento que debiera de avergonzar a más de un/a responsable de la Empresa.

En ese sentido, recordemos que las autoridades sanitarias no han declarado a día de hoy ningún tipo de cuarentena forzosa, y que en el caso de que se diera una situación de emergencia en ese sentido, las autoridades del Estado ya han publicado decretos de urgencia al respecto del tratamiento de estas situaciones como bajas laborales.

Es por ello que no nos sorprende que Telefónica quiera que el máximo de personas se acojan al teletrabajo, ya que su actividad no se va a resentir, pero será tan solo a costa del esfuerzo de los y las trabajadoras.

Más noticias